¡Yo soy Fidel!

Nadie vino para anunciar su llegada, pero aquel 13 de agosto de 1926 alumbró con su natural esplendor cada rincón del planeta. Pese a formar parte de colegios religiosos, su rebelde niñez avizoraba quién sería en el futuro.

Ya como aplicado estudiante de Derecho, aunque empleaba solo una libreta para todas las asignaturas y tomaba pocas notas, lideraba marchas y actos en los que se condenaban y repudiaban los crímenes y atropellos llevados a cabo por el gobierno de turno.

Su abnegación y sus ansias de alcanzar la libertad le otorgaron el valor suficiente para preparar un levantamiento armado el 26 de julio de 1953. Fracasó en sus objetivos y fue condenado, pero a partir de aquel momento sería la historia quien se encargaría de absolverlo para siempre.

Sin ocultar ni un segundo que la finalidad era la obtención de la plena soberanía, el establecimiento de la más transparente democracia y la implantación de una sociedad con todos y para el bien de todos, como diría el autor intelectual del asalto al Moncada, se lanzó verde olivo a las heroicas montañas de la Sierra Maestra.

En su escalada se le unió un pueblo cansado de humillaciones y hambriento de libertad, dispuesto a anegar en sangre el polvo de su suelo.

Al amanecer del 1ro de enero de 1959, aquella estrella que el imperialismo opresor habría querido que solo fuese fugaz, se convertía en el sol más radiante.

Con dedicación y entusiasmo comenzó a deshacerse de la suciedad y podredumbre que los conocidos “yanquis” se habían encargado de esparcir por suelo cubano. Por sus acciones fue diana de más de un centenar de atentados, pero al mismo tiempo incrementó el respeto y la admiración que el ahora libre pueblo de Cuba sentía por él.

Bajo su protector manto e indiscutible liderazgo, fuimos alfabetizados, nos convertimos en dueños de nuestro terruño, esparcimos nuestro potencial en todo el mundo, y por encima de todo, nos bendijo con una fortaleza, un coraje y un patriotismo que ni los lobos del norte, ni los que usan disfraces de corderos, podrán quebrantar jamás.

El 25 de noviembre del 2016 se despidió de su eterno pueblo para comenzar un viaje hacia la inmortalidad, porque su labor ya estaba hecha y consolidada en el corazón del pueblo. Su potente nombre se convirtió en el de cada cubano digno que con orgullo siente y dice: “Yo Soy Fidel”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*