El final más amargo para Uruguay

Cuándo a los 85 minutos la voz se hizo correr en el Estadio Al Janoub y todos nos enteramos que Corea había dado vuelta su partido ante Portugal, y entonces, pese a su victoria, Uruguay estaba quedando eliminado del Mundial, corrió un sudor frío por el pecho de los celestes. La cara de Luis Suárez, tomándose su rostro en el banco de suplentes, graficó el sentimiento de los charrúas.

Los cinco finales, y los ocho de descuentos, fueron de desorden y zozobra. El zaguero Seba Coates se fue de delantero. Ya no estaba ni Suárez ni De Arrascaeta en cancha, sustituidos un rato antes, y a los ponchazos, la celeste buscó el tercer gol que le hubiera dado la clasificación.

No hubo milagro. El tiro libre de Nico De la Cruz en el cierre mismo se quedó con la última ilusión. Igualado en puntos con Corea, con igual saldo de goles, pero con menos goles a favor, Uruguay se quedó afuera del Mundial. Tanto se puede decir, pero seguramente el penal en los descuentos , que no fue y le sancionan a Josema Giménez ante Portugal, terminó siendo decisivo.

Uruguay encaró el decisivo juego ante Ghana con una alineación y una estructura de equipo muy similar a la que en marzo jugó y ganó a Perú la clasificación al Mundial en el Centenario de Montevideo.

Sin el capitán Godín en el fondo, reemplazado por Seba Coates, pero con Valverde y Bentancur en el medio, más Pellistri por derecha, Giorgian de Arrascaeta teóricamente por zurda pero con libertad, más Suárez y Darwin Nuñez.

La iniciativa fue celeste, pero a los 18 minutos un balde de agua fría. En un penal bien sancionado por el árbitro alemán Daniel Siebert, por falta del golero Rochet a Kudus, Ghana tuvo la chance de la apertura. Pero Rochet se hizo gigante, y en estirada perfecta hacia la izquierda detuvo el remate del veterano André Ayew.

Los jugadores celestes, que evidenciaban estar con los nervios a flor de piel, encontraron un bálsamo de tranquilidad.

Y así, acelerando, encontraron los goles en menos de diez minutos.

Primero, tras un quite de Fede Valverde en el centro del campo, Darwin desde la izquierda envió pase largo hacia Suárez. Luis la frenó, encaró, giró, remató, y el balón detenido a medias por el golero Zigi, quedó en un limbo a centímetros del arco. Giorgian de Arrascaeta arremetió para cabecear y abrir la lata para los celestes, que venían a puerta vacía en el Mundial.

Y poco después, otra habilitación de Suárez, para Giorgian, generó el segundo. De primera, sin dejarla tocar suelo, el 10 celeste, definió con perfección.

Lesionado, a los 33, se fue Rodrigo Bentancur, y Uruguay sintió en la salida la ausencia de toque prolijo y claro.

En el segundo tiempo, creció Corea, pudo descontar y lastimó desde la zurda. Semenyo tuvo su chance y Kudus también, en gran tapada de Rochet.

Importa decir que la celeste jugó su mejor primer tiempo en la Copa del Mundo, que allí marcó diferencia, y que soportó en el complemento el resultado, para ganar a Ghana.

La victoria más amarga deja a la celeste sin Mundial. En el último partido de los históricos de Sudafrica 2010, Godín, Suárez, Cavani, Cáceres, Muslera, en una Copa del Mundo. Y muy probablemente, quizás también, en la despedida de varios de ellos con la celeste.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*