Un descomunal Mbappé tira de Francia ante Polonia

Francia se deshizo de Polonia para meterse en cuartos gracias a una exhibición de Mbappé, que marcó un doblete y dio la asistencia de primer tanto a Giroud.

Un tanto del ariete del Milan que sirvió para abrir la lata y convertirle, con 52 goles, en el máximo goleador histórico de la selección ‘bleu’, superando a Thierry Henry. Kylian ya lleva los mismos goles que Messi en un Mundial (9) y parece que no tiene techo. Su potencia es un valor seguro para Deschamps y los suyos, una carta ganadora.

La selección francesa ejerció de vigente campeona y fue a por el partido desde el inicio, quisiendo imponer su talento por encima del incansable trabajo polaco. Francia, con tres mediapuntas top como Dembélé, Griezmann y Mbappé, que abusaba por el carril izquierdo de Cash y el veterano Glik, que aparecía para ayudar a su compañero. Pero aún así, el del PSG hizo lo que quiso desde el comienzo.

También Dembélé, escorado por Koundé que jugó de lateral, mostró una buena versión por la derecha. Al extremo culé le acompaña un contexto que le exige prácticamente la excelencia para jugar arriba. Tiró varias diagonales y fue el primero que probó a Szczesny con un diparo lejano, pero centrado. Se le vio eléctrico, aunque a veces, como en el Barcelona, le faltó algo de control en los metros finales.

El dominio era absoluto de la campeona que también juega con ese cartel a la hora de reclamar a los árbitros. Pero Polonia se mostró siempre competitiva. Empezando por su capitán, Robert Lewandowski, que asume su rol con humildad y se entrega como un obrero del fútbol más. Trabajador constante y luchador de cada balón. Como una jugada en la que sacó petróleo delante del área en el ecuador del primer tiempo. Metió el cuerpo para ganar ventaja y encontró espacio para disparar. El esférico se marchó fuera, pero despertó a los suyos y asustó a Lloris, que ante Polonia igualó a Lilian Thuram como futbolista francés con más internacionalidades (142).

Tanto es así, que los polacos tuvieron dos oportunidades para avanzarse. Polonia se fue desacomplejando y un centrochut de Cash se paseó por el área pequeña sin que ningún compañero la desviara a la red. Aunque la más clara fue una triple ocasión a boca de gol. Primero Lloris sacó el derechazo de Zielinski a bocajarro. El guardameta francés volvió a sacar el primer rechace y después Varane, bajo palos, el último remate de Kaminski. ¿Cómo pudieron fallar eso? Inexplicable.

Y a Francia no le puedes dar una vida extra porque la aprovecha. Así que llegó el gol de Giroud antes del descanso. El delantero de Milan recibió un pase magistral de Mbappé tras tirar la diagonal perfecta y cruzó ante Szczesny para abrir el marcador y hacer historia.

El tanto dejó tocada a Polonia, que supo recuperarse en el segundo tiempo. Es más, a Francia no se la encontraba del todo cómoda y cada vez se tiraba más atrás. Tanto, que Griezmann tuvo que despejar un balón desde su propio punto de penalti, sacando agua. Y de ahí nació la sentencia.

Lo bajó Giroud, pinchándola en el círculo central con su elegancia particular. La abrió a la derecha y corrió Dembélé. El extremo azulgrana levantó la cabeza para cruzar su asistencia al otro costado. Una diagonal que dejó solo a Mbappé, que se sacó un trallazo imparable para Szczesny.

Lo celebraron los franceses, saltando ante Kyllian, que posaba para la foto. Pero no tuvo bastante el delantero de PSG. Se guardó un último truco para el añadido. Otro auténtico golazo. Recibió de Marcus Thuram en la izquierda y la colocó a la escuadra. Casi nada.

Finalmente, ya en el último minuto, Lewandowski maquilló el resultado marcando de penalti. Primero falló, pero el colegiado lo hizo repetir y el azulgrana no perdonó y volverá a Barcelona con dos dianas en Doha.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*