Dinamarca y Túnez protagonizan un partidazo… pero sin goles

Dinamarca, señalada como una de las ‘tapadas’ de este Mundial de Qatar 2022, debutó este martes ante Túnez, que le plantó cara y presentó su candidatura a ser una de las revelaciones.

El Education City Stadium de Doha, con un gran ambiente en las gradas, acogió un duelo que, aunque sin goles, fue vibrante e intenso en todo momento. Desde que echó a rodar el balón hasta que llegó el pitido final estuvo prohibido pestañear como método para no perderse nada de lo que podía pasar. Pero el pulso entre los que demostraron ser dos grandes equipos quedó en ‘resultado gafas’ (0-0).

Apostó de inicio Hjulmand por un 3-4-2-1 en el que Eriksen tenía que poner la creatividad y Skov Olsen la electricidad para intentar activar a Dolberg, que actuaba como punta, pero el del Sevilla, tal y como viene pasando en todo este 2022, fue una sombra del que se supone que debe ser. Túnez, por su parte, hizo la del espejo, guardando su habitual 4-3-3 para imitar la táctica de Dinamarca intentando que la balance se equilibrase. Y surtió efecto.

En el primer balón dividido, el tunecino Laïdouni, uno de esos que sería capaz de ir a la guerra con un cuchillo como única arma, se tiró al suelo con todo para arrebatarle el balón a Eriksen. Se fue la pelota a saque de banda y Laïdouni lo celebró dándose golpes en el pecho y mirando desafiante a la grada. Eriksen esbozó media sonrisa, y toda la escena en sí vino a ser un maravilloso preámbulo de lo que estaba por llegar en términos de intensidad.

La primera parte agotó al telespectador que, desde su sofá, no podía creer lo que estaba viendo. Unos y otros se dejaron el alma en cada acción y antes de llegar al descanso se vio la que será una de las paradas del Mundial al sacar Kasper Schmeichel una manopla imposible a una ‘picadita’ de Jebali en un mano a mano.

Ya en la segunda mitad, Dinamarca dio un paso al frente en términos de posesión de balón, pero no llegó a encontrar el gol. Lo buscó Eriksen con un disparo desde la frontal y se encontró una gran parada de Dahmen, y lo tuvo muy cerca Cornelius, pero a un metro de la línea de gol no acertó a rematar. Esta segunda acción bien valió para evidenciar que el mayor problema de esta Dinamarca es que no cuenta con un ‘killer’ de los de verdad.

Al final, un punto para Dinamarca y otro para Túnez, quedando más satisfechos los africanos que los europeos. Se lo ganaron con creces, de eso no cabe ninguna duda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*