La COP27 puede marcar la diferencia

Sharm El Sheikh, Egipto–. Con la urgencia de acciones creíbles arrancó la 27 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP27, bajo la mirada del mundo que avanza a puntos de inflexión en todos los aspectos de la vida humana.

El evento más esperado en materia medio ambiental se celebra casi al final de un año marcado por un cambio climático intensificado: incendios forestales, sequías, subida del nivel del mar, altas temperaturas y grandes inundaciones, las cuales cada vez son peores. De hecho, un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) afirmó que los últimos ocho años, de 2015 a 2022, son los más calurosos de la historia, lo que confirma que el cambio se produce con una velocidad catastrófica, acabando con vidas y medios de subsistencia en todos los continentes.

“Debemos responder a la señal de socorro del planeta con acciones climáticas ambiciosas y creíbles. La COP 27 debe ser el lugar, y ahora debe ser el momento porque puede marcar la diferencia”.

Asimismo, desde 1993 se duplica la velocidad a la que aumenta el nivel del mar. Ha subido casi 10 milímetros desde enero de 2020 y este año marca un nuevo máximo, apuntó la agencia de la ONU.

También, este año fue excepcional para los glaciares de los Alpes europeos, dado que los primeros indicios apuntan a un deshielo sin precedentes.

El mismo documento de la OMM significó que las olas de calor de principios de año en Asia Meridional se cobraron cientos de vidas, y muchos países experimentaron las temperaturas más altas desde hace más de 120 años, cuando empezaron los registros.

Los habitantes de Europa pasaron el verano más caluroso de los últimos 500 años, que estuvo acompañado de incendios forestales, sequías y muertes., en tanto los principales ríos alcanzaron niveles mínimos históricos.

En agosto, un tercio del territorio del Pakistán se inundó, con consecuencias devastadoras para su población y su economía, China experimentó la temperatura más alta de su historia y varios lugares de Iraq se convirtieron en los más calurosos del planeta, al superar los 50 grados Celsius.

El huracán Ian, que azotó al Caribe y a los Estados Unidos, fue una prueba más de que ningún país es inmune a los efectos del cambio climático, fenómenos todos que solo una muestra lo que le espera a la humanidad de no tomar medidas respecto al calentamiento global.

Ante tal escenario el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres reclamó que el Planeta está diciendo alto y claro que llegó a su límite y no hay tiempo que perder porque se acerca de manera rápida a puntos de inflexión peligrosos para la vida humana: desde la salud y seguridad y entorno natural, hasta nuestras economías, propiedades e infraestructura.

En su reflexión significó que las crisis del clima y de la naturaleza no son inevitables, ante lo cual se sabe qué y cómo hacer para un mundo limpio, sostenible y equitativo. Existen la tecnología y las herramientas para actuar, solo se necesita voluntad política e inversión., destacó el titular de la ONU.

Sobre esa base le toca a la COP27 implementar todas las promesas en torno a los compromisos de cero emisiones netas, la protección de los bosques y la financiación climática que se llevaron a cabo el año pasado durante la COP26 en Glasgow.

El Pacto Climático de Glasgow tenía como objetivo convertir la década de 2020 en una etapa de acción climática robusta, con intensos esfuerzos para garantizar la resiliencia frente al cambio climático, al tiempo que se reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por primera vez, alli se pidió a los países eliminar gradualmente la energía del carbón y los subsidios a los combustibles fósiles, que son ineficientes e inequitativos.

Ahora las decisiones que se adopten en la COP27 afectarán no solo a los casi ocho mil millones de personas que viven en el planeta, sino a todas las generaciones venideras.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*