Japón se hace el harakiri ante Croacia en la tanda de penaltis

Amparado por una disciplina y un método que en Qatar 2022 le ha dado resultados, los hombres de Moriyasu saltaron al césped del Al Janoub con la idea de adaptarse al dibujo de Croacia. Porque en su pizarra, la posesión no es innegociable, pero su intención nunca es la de despreciarla. El secreto de la revelación del torneo, los samuráis azules, es mantener completamente la calma con unas técnicas mentales que duermen al rival y unas estrategias orientadas a obtener el máximo rendimiento para alzarse con la victoria. Y por ahí nació el sueño nipón… hasta su harakiri en la tanda de penaltis.

Con más agresividad y valentía en la presión, Japón enseñó al planeta fútbol que su intención no era jugar defensivamente contra Alemania y España, sino que es el rival quien provoca las variaciones en su estrategia final. Y con Modric y Kovacic perdidos en el bosque táctico nipón, el combinado arlequinado basó su juego en posesiones estériles y en los errores de Tomiyasu. El resultado era un reparto equitativo de las ocasiones de peligro, hasta que el balón parado dictó sentencia.

El central japonés, blanco de las críticas en la prensa de su país, regaló el balón a Perisic en la salida de balón y obligó a Gonda a sacarse de la nada una intervención milagrosa para evitar el 0-1. El rechace lo cazó Kramaric dentro del área y en su intento de girarse para rematar a media vuelta, el 9 chocó contra un muro azul. Otra vez la disciplina nipona.

La estrategia de los Samuráis azules

En la tradición japonesa, el bushido, un término traducido como ‘el camino del guerrero’, engloba un estricto código en la que los samuráis entregan sus vidas a una disciplina compuesta por siete valores. Tres de ellos, lealtad, valentía y respeto, eran obligatorios para entrar en la convocatoria final del jefe Moriyasu, utilizado más tarde para elaborar todas las estrategias a balón parado.

Dos córners en tan sólo tres minutos sirvieron para meter el miedo en el cuerpo de los futbolistas croatas. En el primero perdonó Kamada, que con todo a favor mandó el balón por encima de la portería rival, y en la segunda jugada de estrategia, Maeda empujó con el alma un balón que servía el 1-0 en el minuto 43. Una diana para el delantero del Celtic que ponía por primera vez en el Mundial a Japón por delante en el marcador.

Las catapultas crotas

El paso por vestuarios no cambió en exceso el plan inicial de los hombres de Dalic: saques de banda que parecían córners (las famosas catapultas) para basar su futbol en el juego aéreo. La superioridad en la altura de sus delanteros sobre la defensa japonesa, cegaba a unos creadores, Kovacic y Modric, que se encontraban atragantados en el centro del campo.

Y en el baile de los 22 protagonistas en la segunda parte, aparecieron dos protagonistas, uno de ellos un invitado especial para cumplir una función a la que no nos tenía acostumbrados: Lovren. El central del Zenit pusó un gran centro lateral y Perisic, que siempre aparece en este tipo de citas, se inventó un espectacular testarazo para firmar la igualada.

El partido empezaba de cero, pero el miedo a perder era tan grande que el resultado final se veía venir: la primera prórroga del Mundial iba a aparecer en el partido de octavos menos esperado y más igualado. Tan sólo Modric, en su única aparición del partido, sorprendió con una volea endiablada que obligó a Gonda a sacar el balón de la mismísima escuadra.

A los penaltis…

Si el gol de Perisic en el minuto 54 durmió por completo el partido, los 30 minutos que nos regalaron la primera prórroga del Mundial tan sólo sirvieron para provocar un bostezo general. Con mas miedo que vergüenza, los futbolistas crearon un único camino posible para acabar con esta ‘tortura china’ para el aficionado: la lotería de los penaltis… que terminó en una harakiri de los futbolistas japoneses. La selección arlequinada logró el pase a los cuartos de final tras una actuación estelar de Livakovic, que paró los lanzamientos de Yoshida, Mitoma y Minamino para transformarse en el Samurái Livakovic.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*