España pasa a octavos como segunda rozando la tragedia

Aquí no se puede reservar a nadie, no puedes hacer cuentas, ni infravalorar a ningún rival. Es el Mundial más igualado de los últimos tiempos y se volvió a demostrar en el Grupo E, donde se vivieron todas las situaciones posibles.

Japón volvió a sorprender ante España (2-1) y Alemania tuvo que remontar ante Costa Rica (2-4). La Roja, que fue por delante gracias a un gol de Morata hasta volver del descanso, incluso estuvo fuera durante tres minutos que se hicieron eternos. Finalmente, la selección española se clasificó e irá por el lado, presuntamente, menos complicado del cuadro, aunque en octavos ya espera Marruecos, la gran revelación en Qatar.

Japón es un equipo muy versatil, con dos caras. La de Alemania, absolutamente defensiva, y la más atrevida, como mostró contra Costa Rica. Y el día que se estaba jugando el pase a los octavos de final, el seleccionador Hajime Moriyasu mostró ambas. Empezó tirando de manual y se quedó con la primera, regresando a los cinco defensas, cuatro centrocampistas y un hombre punta, pero tras el descanso se tiró arriba sin nada que perder.

Ante este entramado inicial de los asiáticos, a España le costó más de la cuenta. Los nipones dejaron el balón descaradamente a los españoles y se concienciaron para aguantar y sorprender al contragolpe. De hecho, en gran parte del partido la posesión superó más de 75 por ciento favorable al equipo de Luis Enrique. Eso sí, los nipones creieron en su proyecto cuando se encontraron un par de llegadas al área por el carril derecho, esta vez protegido por Balde. La más peligroso fue un disparo de Ito, que buscó el primer palo en la acción posterior a la primera finalización española: un chut muy alto de Busquets, que volvió a ser titular a pesar de estar apercibido.

A España le faltaba algo de dinamismo y velocidad de balón, sobre todo para generar espacios en el último tercio del ataque. Uno de los más participativos volvió a ser Olmo, por la fantástica banda izquierda que tiene España, con Pedri por dentro y el lateral azulgrana, sea cuál sea, uniéndose al ataque.

Por ahí nació la primera ocasión del equipo de Luis Enrique. Dani Olmo se la puso a Morata que cabeceó centrado y paró Gonda, sin problemas. El delantero madrileño también era una de las cinco novedades del once de Luis Enrique. Por primera vez titular respondió a la confianza con otro testarazo para abrir el marcador. En esta ocasión el centro fue de Azpilicueta, que se quedó en el banquillo tras el descanso por unas molestias. Rosquita deliciosa y martillazo abajo del delantero colchonero, que logró así su tercer tanto en lo que va de Mundial cuando no se habían ni cumplido diez minutos.

El gol tranquilizó a España y desmoronó a Japón que, como admitió Kubo, le cuesta demasiado rehacerse de los golpes que recibe durante el juego. A pesar de ello, los disciplinados nipones mantuvieron su esquema, pero les faltaba chispa arriba. Eso sí, defensivamente nada que reprochar porque la Roja seguía dominando pero sin encontrar espacios, algo que no gustaba a Luis Enrique, nervioso en la banda.

España jugaba reteniendo demasiado el balón, se relantizaba el juego y favorecía al rival. Hasta que en una acción del centro del campo culé, inamovible hasta ahora, dio la razón al míster. Jugada a dos toques cada uno y Gavi se la entregó a Morata que puso a prueba al portero japonés.

Moriyasu, sin nada que perder, se jugó dos cambios y cambió el dibujo a un 3-4-3, más ofensivo, que sorprendió a una España que salió demasiado dormida. Entró Doan y tardó tres minutos en darle una alegría a su técnico. Presión alta de los nipones, mala entrega de Unai Simón en la salida, la perdió Balde y el jugador de Friburgo se sacó un zurdazo que le torció la mano al meta español.

Los japoneses mantuvieron su mejor versión y volvieron a darle la vuelta al marcador, como en Alemania, en pocos minutos. Contretamente tres y con suspense, porque lo tuvo que validar el VAR, que confirmó que el balón no había salido antes de la asistencia. Tanaka empujó a gol un centro de Mitoma, que como Doan, había entrado tras el descanso.

Este resultado obligaba a mirar de reojo el otro partido, donde Costa Rica paralelamente también remontó el gol inicial de los alemanes. España estaba fuera y empezaba a pesar todo. Luis Enrique movió el banquillo, dando entrada a Ferran, Asensio, Alba e hizo debutar a Ansu Fati. No se guardó nada.

En el Khalifa Stadium los japoneses se mantuvieron atrás, volviendo a la defensa de cinco, y el miedo paralizó a la Roja. Afortunadamente para los de Luis Enrique, Alemania hizo sus deberes, logrando deshacerse de Costa Rica. La selección española sigue viva, aunque le costará quitarse el miedo del cuerpo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*