Consolidan en Bartolomé Masó adecuación curricular del principio Estudio – Trabajo a cada nivel de enseñanza

El municipio granmense de Bartolomé Masó se erige como referente en Granma en la adecuación del principio martiano del Estudio y el Trabajo a los planes curriculares de cada enseñanza en correspondencia con los programas de Soberanía Alimentaria y Cultura Nutricional.

En cada nivel educacional de nuestro territorio le damos salida a estas materias docentes según los planes de estudio y dosificación de horarios para cada caso, logrando la formación de niños y adolescentes productores y no consumidores, precisó el Máster en Ciencias Alfredo Corcoles Mojena, Director de Educación en predios masoenses.

Múltiples son las variantes pedagógicas empleadas, comentó el directivo, que van desde el rincón de la naturaleza en Círculos Infantiles hasta las aulas especializadas en la enseñanza politécnica, donde se combinan las teorías y las prácticas.

Pero lo conseguido con el lápiz en las aulas y la azada en los campos en Bartolomé Masó no solo contribuye a la formación laboral de todos sus estudiantes sino también al mejoramiento de su dieta diaria, sobretodo en centros internos, seminternados y círculos infantiles.

“En todos los centros internos, precisó Corcoles Mojena, están creados los módulos pecuarios con las especies de porcino, ovino – caprino, cunícola y aves que complementan las normas de consumo que deben dárseles a los estudiantes en sus comidas diarias”.

Y aunque estas no se garantizan para todo el año si contribuyen con el menú en fechas significativas como día del estudiante y del trabajador de educación, así como en las celebraciones del 4 de abril y otros acontecimientos no menos importantes.

“Aseguramos de igual modo la siembra de las viandas, hortalizas y granos con las que potenciamos también la alimentación de estudiantes y trabajadores”.

El Director Municipal de Educación en Bartolomé Masó precisó además el buen avance de los proyectos socio – productivos concebidos en los diferentes centros educativos del territorio, de donde emanan alternativas e ideas prácticas para la conservación y encurtido de alimentos que además de ser aprovechados en estas instituciones garantizan encadenamientos productivos con otras entidades del territorio.

El sector educacional masoense cuenta con poco más de 100 ha de tierra, con el encargo de asegurar la producción de alimentos a cerca de 3 mil comensales diarios.

La mayoría de estos terrenos se encuentran en zonas de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, primera gran obra educacional de la Revolución Cubana, concebida desde sus inicios bajo los principios de la auto sustentabilidad y vinculación directa de sus estudiantes al campo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*