Camilo, hazañas que deslumbran

Los que jamás lo vimos… crecimos venerándolo. Era una adoración inexplicable, probablemente nacida de los relatos sobre una época de barbas y montañas, o de la bella costumbre aprendida desde los primeros balbuceos: lanzar una flor mañanera lo mismo a un arroyuelo que a la inmensidad del mar.

Ese afecto puro creció cuando al paso del reloj fuimos conociendo de verdad al héroe. Él siempre nos pareció más terrenal que otros: siempre lleno de pasajes cómicos, ideas ocurrentes, mil maldades cubanas y una manera de reír que empequeñecía al mismísimo Sol.

Por eso, cada 28 de octubre, fecha fatídica del accidente aéreo, parece demasiado estrecho para homenajear a Camilo Cienfuegos Gorriarán, ese hombre sin aparentes miedos, que iba y venía en un sombrero con espuelas, que parecía burlarse de los proyectiles a su oído.

Cada 28 de octubre resulta demasiado corto para ofrendar al hombre que edificó en solo 27 años hazañas incontables de desembarcos, guerrillas, vanguardias, invasiones, poemas, vigores y lealtades… que aún hoy deslumbran.

Quería ser escultor y no lo consiguió. Fue, sin embargo, arquitecto de una época distinta, de realidades y utopías. Fue, sin pretenderlo, -y es todavía- arteria en el corazón de Cuba.

Lograba sacudir con unos versos sobre la bandera, podía iluminar con un discurso improvisado a plaza llena. Hacía temblar a los traidores.

Por eso aprendimos a quererlo sin imposiciones, mirándolo a los ojos antes que a las estrellas de Comandante. Aprendimos a quererlo no solo en febrero o en octubre. Aprendimos a quererlo sin títulos, llamándolo simplemente con mucho amor: ¡Camilo!

Comandante Camilo Cienfuegos: a 63 años de su desaparición física

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*