Mbappé se cruza en el camino de Messi

Abrazado a Hakimi, relajado, después de recordar al mundo que tiene imaginación y calidad para fabricar el gol que remató el joven Randal Kolo Muani, driblando Mbappé a uno, dos, tres jugadores marroquíes y golpeando para que la pelota siguiera viva. Más efectiva que hermosa resultó Francia en las semifinales que elevaron a Marruecos a selección esencial a partir de ahora. Francia y Argentina se enfrentarán el domingo en Lusail con la Copa del Mundo en juego.

Una final esperada, pronosticada, que enfrenta a dos futbolistas espectaculares, Leo Messi y Kylian Mbappé, con Griezmann sentado en la misma mesa. Porque ‘El Príncipe’ tan pronto lanza un balón en profundidad o sirve una asistencia entre líneas como se convierte en el quinto defensa francés. Griezmann parece Modric en Croacia, el futbolista que aparece en cada jugada del partido como si tuviera un doble en el campo.

Mbappé se cita con Messi en la final. Llegan los dos compartiendo la ‘bota de oro’ del Mundial con 5 goles cada uno, coleccionando trofeos al MVP, posando feliz Leo, reivindicando Mbappé su derecho a no unir su nombre al de una bebida alcohólica. Mbappé ya es campeón del mundo y a sus 23 años tiene toda su carrera por delante. Messi sólo luce en su camiseta las estrellas ganadas por otros, en su último Mundial quiere el único titulo que le falta, el más deseado.

Francia sufrió para derrotar a Marruecos aunque tardase sólo 4 minutos en marcarle un gol a Bono. Sólo un auto-gol había recibido la selección marroquí en todo el Mundial. Como marca la ‘cabala’, marcó para Francia un defensa -Theo Hernández- como en Rusia, en esa ocasión Umtiti. Los defensas franceses se reinventan como goleadores. Papá Thuram también hizo lo propio en el Mundial de 1998. Ahora su hijo Marcus exhibe físico y ganas buscando la misma gloria que su progenitor.

La Marruecos que blasfemaba de la posesión tuvo más la pelota que Francia, un 62% por el 38% los galos, más por obligación que por devoción. Creó ocasiones, casi celebró la chilena de El Yamiq, lamentó crear pero ser poco efectivo, envidió la facilidad que tiene Francia para convertir una ocasión en gol. Fue la primera vez que Marruecos ganó la posesión. Y como marca las estadísticas en este Mundial, la que no ganó la posesión, ganó el partido.

Le queda a Marruecos el honor de haber disputado la semifinal a Francia, de haber competido contra la campeona del mundo siendo protagonista. Deja una imagen muy potente Marruecos en este Mundial, inicia una historia de largo recorrido.

Mbappé es consciente de que el mundo del fútbol se ha alineado para que Leo Messi gane su estrella. Pero él no está dispuesto a ser generoso con su compañero de equipo en el Paris Saint Germain. Ni él ni Griezmann. Ni él ni Giroud, que ante Marruecos tuvo ocasiones para que el partido hubiera sido mucho más tranquilo para Francia. Quiere la selección gala prolongar su dominio en la Copa del Mundo. Son los únicos que no quieren que Messi gane su primer Mundial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*