La violencia azota a la República Dominicana

Santo Domingo-. La violencia azotó a la República Dominicana durante 2022 cual maleficio del cual es difícil escapar, a pesar de acciones efectuadas por el gobierno como la Estrategia Integral Mi País Seguro.

La ola de acciones delictivas ocurridas en diferentes territorios de la geografía nacional, dejaron muertes y afectaciones en la población.

Robos con fuerza, asaltos, ladrones portando armas de fuego, atracos a plena luz del día y para colmo secuestros, tienen en vilo a esta nación que aunque convive con ese mal hace muchos años, ya no lo resiste.

A tal punto llegó la situación que, según la Asociación de Detallistas de Provisiones del Distrito Nacional, el 30 por ciento de los colmados (bodegas de barrio) fueron víctimas de robo, y la cifra asusta.

De ahí que las autoridades decidieran trazarse nuevos derroteros tratando de enfrentar adecuadamente el flagelo de la delincuencia, pues en esa materia la nación está desaprobada.

La Estrategia, cargada de acciones, estudios, propuestas y de todo un poco, presentada en su momento como algo bien armado y de segura eficacia, en la práctica anda lejos de la solución del asunto.

Al valorar la situación, el ministro de Interior y Policía de República Dominicana, Jesús Vásquez, dijo que el Gobierno tomará todas las medidas necesarias pero bajo ninguna circunstancia permitirá a la delincuencia controlar el país.

Algo visto con ojerizas por no pocos ciudadanos y conocedores del tema pues Mi País Seguro no fue efectivo, por tanto urgen otras acciones o lo que muchos llaman Mi País Seguro II.

MI PAÍS, ¿SEGURO?

La estrategia contra el delito Mi País Seguro arrancó el 5 de junio del año pasado en la barriada Cristo Rey de la provincia Santo Domingo, y pocos meses después se extendió a La Zurza, el ensanche La Fe y La Puya, de Arroyo Hondo, áreas también capitalinas.

En febrero de 2022, en el mismo Cristo Rey, la delincuencia hizo de las suyas, por lo cual entraron en acción las fuerzas del orden, sin embargo, al día de hoy las autoridades locales reportan asaltos, robo en casas, amordazamiento de propietarios y abusos sexuales.

De ahí que el presidente de la Comisión de Interior y Policía de la Cámara de Diputados, Edwin Mejía, aseguró que “el gobierno falló con la implementación de un plan de seguridad ciudadana, colocando solamente parches en zonas en las cuales la delincuencia predomina”.

También manifestó que el tema de la seguridad debe llevarse al Congreso y fiscalizar los planes, anuncios y recursos hechos e invertidos por el gobierno porque no existen resultados y sí mucho dinero gastado en actividades y asesorías.

Luego de no pocos sucesos, los cuales llegaron hasta los allanamientos de moradas en los edificios de las grandes ciudades que cuentan con seguridad, el Gobierno decidió aplicar otro grupo de acciones en función de disminuir el delito.

NUEVA ESTRATEGIA

Recientemente el presidente dominicano, Luis Abinader, y las autoridades policiales dieron a conocer una Estrategia de Patrullaje por Cuadrantes, acompañada de un Sistema de Mando y Control que funciona desde abril, el cual da un panorama ampliado de los delitos. Esta estrategia fue presentada por el general de la Policía Nacional Juan Brown, quien resaltó tanto la nueva forma de patrullaje como el mencionado Sistema, algo vital para tomar decisiones por la base de datos que posee, y de esa forma ayudar a precisar los cuadrantes de vigilancia y mejorarla.

En la reunión, Abinader expresó como uno de los problemas más graves que afecta la delincuencia, la cantidad de libertades o garantías bajo fianza dadas por los jueces a los sospechosos sometidos a la justicia.

“El 85 por ciento de los que cometen crímenes son reincidentes, a quienes la policía somete y los suelta la justicia, los jueces. Debemos cambiar las leyes”, agregó.

Explicó que para llevar a cabo la reforma policial, el país necesita entre siete y nueve mil policías adicionales en la calle, de ahí la necesidad de nuevos lugares de entrenamiento para al menos contar con otros tres mil agentes en 2023.

Las nuevas acciones ya están en práctica, es prematuro dar alguna valoración de los resultados y sobre todo ver si esto se mantiene tal y como fue presentado.

Lo cierto es que el 2022 empezó y cerrará con altos índices de violencia e inseguridad, y con la promesa de un 2023 mejor, algo aún por ver.

DENUNCIA CONTRA LA POLICÍA NACIONAL

Por si fuera poco, diciembre trajo una dura y cuestionada denuncia contra la Policía Nacional por el comisionado ejecutivo de ese órgano, José Vila.

Vila, en un Seminario Internacional sobre Seguridad Ciudadana, se refirió a la gestión del mayor general Eduardo Alberto Then, actual jefe de la Policía, cuando desmontaron una estructura que cobraba por nombrar en los puestos policiales, decidir los traslados, los ascensos y cobrar las pensiones.

Aseguró que en ese órgano había una corrupción interna, institucional y sistémica dirigida desde la propia Dirección General hasta el último raso.

“Lo digo así de claro, una corrupción histórica, sistemática, llevada de un director a otro, impulsada desde la cabeza, obligando al último raso a pertenecer a ella”, agregó.

El especialista resaltó cómo en este año fue la primera vez que avalados por el presidente y dirigidos por Interior y Policía, todos los ascensos resultaron limpios y transparentes.

De inmediato salieron antiguos jefes de la institución a cuestionar el pronunciamiento y pidiendo les demuestren la veracidad de esos hechos, algo que parece ser continuará, como dicen las telenovelas, en el próximo capítulo.

Esperemos la violencia sea cercada para dar la oportunidad al pueblo dominicano de disfrutar en santa calma sus espacios y las nuevas generaciones puedan crecer en un ambiente de paz y tranquilidad, pero todo parece indicar que para eso aún falta.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*