Ileana Taset y el amor por salvar vidas

Llega una paciente al centro hospitalario. Está lista para el alumbramiento ya muy cerca de las 40 semanas de gestación. Ileana junto a otros especialistas de la brigada médica cubana en Islas Turcas y Caicos la asistirán, pero sin electricidad.

Aunque la enfermera representante de Cauto Cristo en esa nación es especialista en Enfermería Comunitaria, le corresponde asumir el trabajo de parto solo con la iluminación del celular. Y el llanto del pequeño recién nacido es la luz. Fue un éxito.

Esta es una de las experiencias de Taset Chávez, nativa de Contramaestre en Santiago de Cuba, pero orgullosa de su dedicación a la salud en este municipio granmense.

Durante 36 años ha laborado como enfermera del sistema de salud cubano y ya atesora también la experiencia de la reciente misión en Islas Turcas y Caicos.

“Allí también fue un poco difícil durante la pandemia. Pero trabajamos duro para revertir el alto índice de contagios. Nos convocaron por tres meses y concluimos después de dos años”, dijo.

“El gobernador reconoció los resultados de nuestro sacrificio”, destacó la entrevistada.

“Mi profesión prácticamente nació conmigo. En noveno grado mi mamá no quiso que optara por la carrera, pero en duodécimo sí decidí ser enfermera”, puntualizó Taset Chávez.

“De mi profesión lo que más me gusta es enseñar. También hablo mucho con el paciente. Mi objetivo fundamental es que el enfermo aprenda a convivir con su padecimiento, refirió la especialista.

Interesado en conocer los impactos de una misión para ellos, Ileana destacó las diferencias de los idiomas y de las culturas.

“En Islas Turcas se practican el creole y el inglés. Fue difícil ver a los pacientes renunciar a los servicios médicos solo por no contar con el dinero para pagar su salud. Nosotros trabajamos en un hospital privado, aunque la misión fue gestionada por el gobierno”, declaró.

“Nuestra experiencia fue maravillosa. Nos distinguió siempre el trabajo en equipo. Yo aprendí a colocar un yeso, que es del área de Traumatología, a realizar transfusiones de sangre y así crecí profesionalmente”, aseguró.

“Soy especialista en Enfermería Comunitaria. Con mucho amor regresaría a un consultorio. Cuando regresé de Venezuela compartí como enfermera en el Julio Antonio Mella de este poblado y fue excelente la acogida por los pacientes”, explicó.

“La función principal del enfermero es el trabajo de terreno, visitar a los pacientes. Allí se sabe cómo vive, su evolución; donde se desarrolla la medicina preventiva de acuerdo con los factores de riesgo que tiene en el hogar”, confirmó.

Para la entrevistada constituye un aspecto relevante su amor por la patria, su preparación política y la gratitud al Comandante en Jefe Fidel Castro por la oportunidad de ser parte de ese ejército de batas blancas que, con solidaridad, profesionalidad y amor, siguen salvando vida.

“La mejor forma de agradecerle al Líder histórico de la Revolución es brindarle al paciente un servicio de calidad”, concluyó la enfermera.

Ileana Taset Chávez fue directora del policlínico Joel Benítez, es muy querida y respetada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*