!Gracias Fidel!, por la magia del maestro en las montañas

La Estrella, Granma-. En el sexto aniversario de la partida física de Fidel Castro, la cubana Liuvilka Góngora Rodríguez agradeció al Líder Histórico de la Revolución la oportunidad de haberse formado como maestra, profesión que ejerce hace cinco años en esta comunidad serrana del municipio de Buey Arriba.

Yo nací para enseñar, me gustan los niños, jugar y reír con ellos, que no se queden callados y pregunten cuando discutimos, por ejemplo, un trabajo práctico, expresó la joven de 37 primaveras, madre de dos hijos y máster en Educación Primaria.

Sintió la vocación desde pequeña y se esforzó mucho en pos de lograr ese sueño, materializado finalmente en 2008 y que, como los anhelos de cientos de contemporáneos suyos, fue posible gracias al Curso de Superación Integral para jóvenes y otros programas sociales ideados e implementados por Fidel, subrayó.

Después, dijo, ella misma contribuyó y sigue aportando a la formación y graduación de nuevos educadores para las escuelas de la montaña, hecho que dada su gran importancia puede calificarse casi como mágico.

Al frente del aula de quinto y sexto grados del internado Esteban Gallardo Medina, ubicado en plena Sierra Maestra, a 12 kilómetros (km) de la cabecera municipal, Liuvilka se levanta muy temprano cada mañana para atender y preparar lo que necesitarán en el día sus pequeños de dos y ocho años de edad.

El proceso es bien agitado, sobre todo por el inquieto bebé que la sigue a todas partes: “mamá mía dame la leche, mamá mía dame pan”; que quiere irse también para el centro docente y se queda llorando en casa de la abuela, mientras el mayor va solo a su escuela situada en la comunidad de El Macío, a 10 minutos del hogar asentado en el barrio de La Estrellita.

Entonces, preocupada y hasta un poco triste, Góngora Rodríguez emprende a pie los 2 km de camino que la separan del internado, donde se disipan la gran mayoría de las penas por el cariño y la alegría con los cuales la reciben sus alumnos y compañeros de labor.

En el trayecto diario la acompañan otro par de maestras que viven lejos de la institución. Nos recogemos, vamos conversando y siempre llegamos, aunque llueva o demoremos un poquito, y si algunas veces la crecida del río impide el paso, hay profesores responsables y preparados para atender a los niños mediante actividades complementarias.

Frente a la difícil situación económica, la contingencia energética y las diferentes complejidades que enfrenta el país, señaló la implementación de alternativas, tanto en el trabajo como en los hogares, para llevar a los educandos y a sus familias las enseñanzas y el alimento necesarios, en los horarios adecuados.

Todo el mundo coopera en aras de fortalecer el menú, se traen condimentos y frutas para los estudiantes, priorizando a los internos y educadores que permanecen a su cuidado, y algunos padres campesiños también nos donan productos.

En la estresante cotidianidad, no descuidan la constante preparación individual, ni la misión social más abarcadora de la escuela como referente para la comunidad en la defensa de la Revolución: principal legado del Fidel que hizo posible la magia de los maestros en las montañas de Cuba, agregó.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*