Extremistas mantienen tensión en Bolivia con paro

La Paz-. El cabildo convocado por élites que encabezan el Comité Interinstitucional de Santa Cruz mantiene hoy a Bolivia en tensión, al prolongar por 72 horas los bloqueos con la exigencia de que los violentos aprehendidos sean liberados.

Otro requerimiento es una ley que garantice que el Censo de Población y Vivienda y la distribución de recursos se realizarán en 2024 y que la redistribución de escaños parlamentarios se aplicará antes de las elecciones de 2025.

El presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, en un mensaje grabado desde su casa en la que cumple detención domiciliaria, criticó al Gobierno del presidente Luis Arce y pidió a los miles de congregados mantener las energías porque “la lucha no terminó”.

Agregó que el paro por tiempo indefinido comenzó con la petición del censo en 2023 pero, según expresó, “quienes administran el Estado optaron por el ultraje y dejaron expuesta la falsedad».

Calvo calificó de terroristas a los gremialistas, transportistas y campesinos que reclaman su derecho al trabajo y a la libre movilidad sin ser agredidos por los paramilitares de la Unión Juvenil Cruceñista, subordinada a él y al gobernador, Luis Fernando Camacho.

En una velada alusión al separatismo, advirtió que el Comité Cívico replanteará legalmente su relación con el Estado, que -en su criterio- agrede y no reconoce a los cruceños como parte de la bolivianidad.

“Hemos conseguido que el Censo sea en marzo de 2024 y que la distribución de recursos arranque en septiembre, pero tenemos que ir por más”, proclamó.

En un contexto de euforia general, Calvo anunció cinco preguntas y todas fueron respondidas positivamente.

La primera reflejó la aceptación del censo en 2024: ¿están de acuerdo en instruir a nuestros legisladores para que de manera inmediata gestionen la aprobación de una ley que garantice la aplicación económica y electoral de los datos del Censo antes de las elecciones de 2025?

Esta pregunta provocó que una parte de los congregados criticaran a Calvo como “traidor” y “vendido” y que se dirigieran a protestar frente a su casa, donde se congregaron.

Otra interrogante reflejó una actitud de chantaje a los otros departamentos de Bolivia al “reclamar” y “exigir” que en las próximas 72 horas se unan a los reclamos de Santa Cruz.

Al referirse al tema, el ministro de Salud, Jeyson Auza, consideró en referencia a Camacho y Calvo que en el departamento cruceño existen liderazgos con “ideologías racistas y secesionistas” que buscan convulsionar el país convocando a los demás departamentos a sumarse a sus medidas de presión.

“Debemos decir que hay liderazgos de extrema derecha con ideologías racistas, con ideologías de tendencias secesionistas que han rebasado todo límite de comprensión”, concluyó el titular.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*