Editorial : Siempre habrá Revolución que defender

Las vicisitudes no pueden romper nuestra armonía de pueblo y país. Llegamos a este 2023 tras un año complejo, durante el cual no han sido pocos los desafíos: los remanentes de la pandemia, la crisis económica que llega desde el mundo, nuestras insuficiencias productivas, y el bloqueo, que pretende asfixiarnos, están entre los acontecimientos que han marcado cada jornada.

Sin embargo, esta es una nación que al enfrentar cada una de las adversidades da muestra de su resiliencia, surge la chispa esperanzadora, la voluntad de disipar las brumas para seguir andando hacia un futuro mejor.

¿De dónde sacamos esas fuerzas? Es sin dudas el prodigio de este país, que se engrandece con su heroicidad cotidiana, y mientras más necesidades materiales nos golpean, más se yergue, seca las lágrimas, abanica el sudor, y frota las manos callosas, que no han cesado de trabajar para poder sostenernos con nuestro propios recursos.

Esa es una divisa conocida. La resistencia creadora

Existe sobre todo una alegría y un optimismo natural , una voluntad regida por el empeño de salir adelante, y una herencia de revolucionarios y defensores de la identidad, que viene de mucho más allá, de las guerras independentistas, para estar en la semilla aborigen que sembró en esta tierra sus primeras labranzas.

Y es por esa cualidad que nuestro estado revolucionario se sostiene, y este pueblo lleno de virtud, se empina combativo e inderrotable, acompañando al Partido y al Gobierno, para, entre todos, emanciparnos por nosotros mismos.

Hemos sido capaces de reinventarnos. Ya lo habíamos hecho cuando aquellos desafíos de la década de los 90, solos prácticamente, y con menos experiencia. Fue difícil, pero salimos triunfantes.

Hoy las experiencias son superiores, y las alternativas variadas, el conocimiento, como ciencia aplicada y la innovación, aportan mucho a nuestra supervivencia, y a la capacidad de inventar, de multiplicar los recursos, de encontrar caminos donde solo están marcadas las sendas.

Dígase país, háblese de Cuba, de su gente, de su batalla cotidiana, de los que no duermen para que los demás tengan hermosos sueños, de los que hacen luz, para que tengamos las bombillas encendidas.

Hay que tener en cuenta que la Revolución es todo un proceso de retos, así lo pronosticó Fidel al Triunfo de la Guerra Revolucionaria, cuando sentenció que lo más difícil comenzaba en ese momento.

Y la Revolución comenzó a construirse de sus propios sueños, de sus angustias y alegrías. Es emancipadora e irredenta, porque aspira a un mundo mejor para todos, porque NO sólo fue el triunfo sobre una tiranía sangrienta, sino sobre doscientos años de explotación colonial.

Al cumplirse 64 años del Triunfo del Ejército Rebelde seguiremos rindiendo homenaje a los que empeñaron, hasta sus valiosas vidas de jóvenes, para marcar el futuro de todos en una patria libre y mejor.

Es por ello necesario continuar el rumbo, hacer mil veces el camino, enfrentar las adversidades, recuperarnos por nosotros mismos de los escollos que tenemos que derribar, y tener un país soberano.

Los líderes revolucionarios cubanos, nos enseñan cada día, por eso es preciso seguir estudiando el pensamiento político de Fidel y Raúl, que tanto nos dice. La Revolución es de todos nosotros, y todos tenemos el compromiso de sostenerla y hacerla avanzar.

Cada año será un reto a la voluntad y a la fuerza, para enfrentar a los que nos quieren deslumbrar con historias imperfectas, pretenden confundirnos y aplastarnos. Cuando se cuenta con un pueblo como este, empeñado en asegurar su futuro y su estirpe, habrá Cuba y cubanos para rato, y habrá sobre todo Revolución que defender siempre.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*