OMS prevé notable disminución de Covid-19 y Mpox este año

Ginebra-. La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que en el transcurso de 2023 la Covid-19 y la Mpox, viruela símica, dejen de ser emergencias de salud pública de importancia internacional.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al presentar las perspectivas de la agencia sanitaria de la ONU expresó que confía en que este año podamos decir que la enfermedad generada por el coronavirus SARS-Cov-2 ya no es una urgencia sanitaria mundial.

De mantenerse la tendencia actual, confiamos en que también se podrá declarar el fin de la emergencia por viruela símica, o Mpox como se denominó recientemente, resaltó Tedros.

En concreto sobre la Covid-19, el máximo dirigente del organismo sanitario internacional comentó que los criterios para declarar el fin de la emergencia serán uno de los puntos de la agenda del Comité de Emergencias de la OMS que sesionará este mes.

Aunque se declarara el fin de la emergencia sanitaria internacional, Tedros advirtió que el virus no desaparecerá, «está aquí para quedarse, y todos los países tendrán que aprender a gestionarlo junto con otras enfermedades respiratorias como la gripe y el virus respiratorio sincitial (VRS), que ahora circulan intensamente en muchos países», puntualizó el titular de la OMS.

En 2022, se notificaron a la OMS aproximadamente 360 millones de casos, más de la mitad de los casos de Covid-19 notificados desde el inicio de la pandemia y más que en los dos años anteriores juntos, señalan las estadísticas de cierre de año.

La tasa de positividad de las pruebas casi se triplicó en los 12 meses que recién concluyeron en comparación con los dos primeros años de la enfermedad juntos.

También el pasado se notificó la muerte por Covid-19 de aproximadamente 1,2 millones de personas. Actualmente se registran entre ocho mil y 10 mil decesos a la semana.

Se trata de una reducción de las muertes en comparación con los años anteriores. Una de las principales causas es la ciencia. Las vacunas y tratamientos han ayudado a controlar la pandemia después de tres años.

Sin embargo, entre los desafíos, Tedros comentó que una de cada cinco personas en los países de renta baja fue vacunada, mientras el acceso a diagnósticos y tratamientos vitales sigue inaceptablemente inasequible y desigual.

Consideró muy probable que la carga de la afección posterior a esa enfermedad no haga más que aumentar, además siguen las grandes lagunas en la vigilancia, lo que supone una debilidad no sólo para detectar nuevas variantes, sino también para controlar la propagación de otras infecciones.

A pesar de valorarse la posibilidad de poner fin a la emergencia sanitaria mundial por Covid-19, la OMS indicó que el mundo sigue necesitando entender cómo empezó.

En tal sentido, solicitó a China que comparta los datos y lleve a cabo los estudios solicitados para comprender mejor los orígenes de este virus, sin descartar ninguna hipótesis, pues todas siguen sobre la mesa.

A principios de este mes, los Estados miembros de la OMS elaborarán el primer borrador del Tratado Internacional de Pandemias, un acuerdo jurídicamente vinculante sobre prevención, preparación y respuesta ante pandemias, basado en los principios de equidad, solidaridad y soberanía, el cual comenzarán a debatir en febrero.

En relación con algunas de las otras 53 emergencias clasificadas a nivel mundial, con más de 200 brotes durante 2022, el director general de la OMS se refirió a la Mpox con más de 82 mil casos en 110 países, aunque la tasa de mortalidad se mantuvo baja, con 65 fallecimientos.

Afortunadamente, el número de casos notificados en las últimas semanas disminuyó en más del 90 por ciento desde que se declaró la emergencia de salud pública de importancia internacional en julio.

Tedros también anunció que comenzó la cuenta atrás para el fin del brote de Ébola en Uganda, después de no registrar nuevos contagios en más de dos semanas y sin pacientes en tratamiento por el momento. «Si no se detectan nuevos casos, el brote se declarará terminado el 10 de enero», adelantó.

En resumen, aplaudió que el mundo terminó un año difícil con algunas noticias alentadoras: Covid-19, Mpox y Ébola están disminuyendo.

Sin embargo, hay otras crisis como la sequía en el Cuerno de África o la reaparición del cólera en 29 países, entre ellos Haití, donde hay miles de casos confirmados, sospechosos y muertes reportadas, después de más de tres años sin ningún caso.

La OMS consideró que a pesar de que los brotes, las guerras y otras emergencias humanitarias acaparan los titulares, la salud de la población mundial sigue amenazada por muchas causas que no aparecen tan a menudo en las noticias, como el tabaco, que mata a más de ocho millones de personas al año.

También llamó la atención sobre las dietas poco saludables, que provocan el aumento de las tasas de obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y otras, o los avances contra el VIH, la malaria y la tuberculosis, que estancados o en retroceso.

“De cara a 2023, hay muchas razones para la esperanza y muchas razones para la preocupación. La OMS sigue tan comprometida como siempre a ayudar a construir un futuro más sano, más seguro y más justo para la población mundial», ratificó Tedros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*