Camerún y Serbia se perdonan en el partido ‘loco’ del Mundial

Seis goles a degustar y un punto a repartir en el primer plato del menú mundialista de este lunes, en el Camerún – Serbia. Un duelo de mil partidos encerrados en 90 minutos que por momentos tuvo a los africanos como vencedores, luego a los balcánicos y finalmente a ninguno. Se queda así, el grupo G, con un panorama muy favorable para Brasil y muy interesante para el resto.

Un comienzo atropellado

Decir que el partido comenzó a jugarse antes del pitido inicial no es del todo falso. Y es que Camerún, en el episodio extraño del día, dijo adiós a André Onana, su portero titular, que abandonó la concentración por discrepancias con su entrenador. Muchos kilómetros deben separar a esas dos opiniones como para una decisión tan grande. Empezaba ganando Serbia.

Y pudo refrendarlo en el marcador hasta por dos ocasiones en los 20 primeros minutos pero su delantero referencia, Aleksander Mitrovic, falló lo que no suele fallar habitualmente. La presión de tener un país detrás. Un palo y un disparo desviado por poco fueron sus muescas. Y cuando fallas, lo pagas. Y en un Mundial, lo pagas caro. Así, minutos después, Camerún, que hasta entonces se estaba limitando a coger aire a base de pelotazos, consiguió convertir uno de ellos en un córner y después en un gol. Castelletto, en el segundo palo, marcó y puso la sorpresa (1-0).

Pero aquello fue un oasis en el desierto. Nunca mejor dicho. Y Serbia continuó llamando a la puerta hasta que la derribó de dos martillazos. Primero uno de Pavlovic, de cabeza, tras un gran centro de Tadic (1-1). Y después Milinkovic-Savic con un disparo colocado desde el balcón del área (1-2). En dos minutos habían remontado. Rápido y eficaz.

Loco fútbol

Así, el descanso puso fin a la avalancha serbia pero no duró lo suficiente como para que Camerún hiciera la digestión de la remontada y encajó el tercero. Obra coral de todo el equipo que remató Mitrovic (1-3). Y cuando parecía que los balcánicos ya tenían todo hecho, se les derrumbó el castillo con dos zarpazos de Camerún. Primero un golazo de vaselina aprobado por el VAR de Aboubakar (2-3) y después un gol de puro ‘9’ de Choupo Moting (3-3).

El partido se había vuelto loco y allí nadie ponía orden. Además entró en ese territorio del cronómetro en el que las botas pesan más y ninguno de los dos equipos estaban dispuestos a arriesgar en exceso. Quizás fue Serbia la que más empeño puso pero el físico de Camerún resistió los golpes dejando el partido en un empate justo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*