Brasil retomará su curso al progreso, con Lula al timón

Por -. José R. Oro


Connecticut, EE.UU.-. El domingo 30 de octubre, Brasil elegirá a un gran presidente, Luiz Inácio “Lula” da Silva.

Esperaba que Lula ganara en la primera vuelta, pero a pesar de obtener más de seis millones de votos de ventaja sobre su rival, el fascista Jair M. Bolsonaro, le faltaron los que podía haberle ofrecido el exministro Ciro Gomes de no presentarse como candidato de manera irracional y así haber logrado Lula la hazaña de ser electo el 2 de octubre.

Para el balotaje del domingo 30, resulta evidente que el ex mandatario llegará con una ventaja próxima a ser definitoria. Los peligros no están en las urnas sino fuera de ellas. La toma de posesión será el 1 de enero del 2023. `

Los otros nueve candidatos sumaron nueve millones 883 mil 700 votos. En otras palabras Lula necesitaría 2.75 millones de extra votos para tener mayoría en el balotaje, mientras Bolsonaro requeriría más de 8.5 millones para vencer a su gran contrincante. Incluso en la hipotética idea que nadie de los votantes de otros candidatos lo hiciera por los dos finalistas, Lula se impondría con un 53 por ciento contra un 47 por ciento de Bolsonaro.

Las cifras de votación obtenidas por Lula en la primera vuelta estuvieron acordes con la mayoría de las encuestas o dentro del dos por ciento de variación de las mismas. Incluso una “encuesta de encuestas” que englobara las ultimas 31 encuestas antes de la primera vuelta, daba a Lula un 47.60 por ciento de la votación, es decir bien por debajo (más de un millón de votos) del real 48,43 por ciento que obtuvo el pasado 2 de octubre. Bolsonaro por encima de los pronósticos.

Primera vuelta en Brasil

De los otros nueve candidatos, solo dos- tal y como se esperaba- lograron obtener una cantidad significativa de boletas, aunque bien por debajo de lo augurado:

La votación obtenida por Jair Bolsonaro fue más alta que lo esperado. En esa misma “encuesta de encuestas” de las ultimas 31 encuestas mencionada arriba, el gobernante fascista hubiera obtenido algo más de un 35 por ciento, cuando en la realidad recibió un 43,20 por ciento. Aunque con menos votos que en la primera vuelta del 2018, logró su objetivo de alargar la decisión hasta el 30 de octubre.

El “balotaje” o segunda vuelta es a mi juicio un fraude, es algo que desconoce la voz del pueblo, desconoce a la “democracia representativa” que tanto ama la burguesía “liberal”. Como hemos visto con detalle en otras entregas de esta serie, estas segundas vueltas están creadas para servir de última trinchera electoral a las élites que pretenden detentar y perpetuarse en el poder mediante el empleo de alianzas politiqueras/ pandilleras y el vasto uso del dinero, los medios “canallas” y otras ilegalidades contra los candidatos progresistas.

Este caso de Brasil entre Lula y Bolsonaro, no es excepción. El balotaje no va a poder parar a Luis Inacio da Silva “Lula”, a pesar de que el actual presidente fascista- quien tiene una semejanza ideológica inconfundible con dos expresidentes, el colombiano Álvaro Uribe y el estadounidense Donald Trump– obtuvo en la primera vuelta, un resultado significativamente superior del que pronosticaran las encuestas.

El Nordeste de Brasil, es el bastión del Partido de los Trabajadores, el que consiguió una victoria incontestable en todos los estados del nordeste, entre Maranhao y Bahía. El estado de Bahía, en concreto, es uno de los más importantes del país. Aquí Lula ganó con el 69,73 por ciento, frente a un 21,31por ciento de Bolsonaro.

La mayor ventaja de Lula en este bastión del nordeste sucedió en Piauí, donde el líder izquierdista alcanzó un 73,8 por ciento ante un 20 por ciento del ultraderechista. En comparación con las elecciones de 2018, el PT recuperó en el nordeste el estado de Ceará, ganado hace cuatro años por el PDT de Ciro Gomes (quien en esta primera vuelta del 2022 me recordó al “perro del hortelano” del gran Lope de Vega, “que no come ni deja comer”).

El norte, también votó por Lula, aunque sin una ventaja tan holgada como en los estados del nordeste, se impuso en todos los estados (Amazonas, Pará y Amapá), excepto en Roraima, el estado más al norte de Brasil, y Acre (en Noroeste) donde Bolsonaro consiguió casi un 70 y un 62,5 por ciento, respectivamente.

¿Cual es la razón de ello? El norte comprende estados empobrecidos donde existe una tradición de votar por el PT. Sin embargo, también hay varias zonas con muy poderosas agrupaciones de agricultores, mineros y ganaderos que dieron su voto a Bolsonaro quien durante su mandato, lanzó políticas para promover la minería y la explotación de recursos de la Amazonía, un hecho muy controvertido, contra la opinión de los indígenas y medioambientalistas, que observan con preocupación los perjuicios de estas agresivas actividades económicas.

El estado de Amazonas, el más grande del país, votó por Bolsonaro en 2018. Este año su voto fue para Lula con un 49,57 por ciento. Pero Manaos, la ciudad más golpeada por la pandemia en Brasil, votó claramente por Bolsonaro. Este aparentemente absurdo resultado no lo es tanto cuando analizamos lo sucedido. Se trata de la presión de los grupos evangélicos de ultraderecha, con una militancia bolsonarista muy numerosa, vocal y disciplinada en esa ciudad.

En el norte de Brasil, el PT de Lula también se hizo con el voto en Amapá, revirtiendo los resultados de 2018 donde Bolsonaro se llevó la victoria.

Triunfo de Bolsonaro en el sur y sudeste

Se esperaba que Lula dominara el norte y que Bolsonaro se hiciera con el sur. Así sucedió con claridad en las elecciones del 2 de octubre. Los estados del sur son bastante bolsonaristas, aunque Río Grande del Sur esté algo más dividido (48,89 por ciento de Bolsonaro contra un 42,28 por ciento de Lula). Este estado también tiene un fuerte electorado de los obreros industriales, de tradición del PT, y por eso tampoco sorprende que las fuerzas estén más equilibradas. La mayor victoria de Bolsonaro fue en el estado de Santa Catarina donde el candidato aventajó a Lula con un 62,21 por ciento frente a un 29,54. Las regiones del sur y sudeste de Brasil concentran los estados más ricos y son tildados como tradicionalmente más conservadores.

Aquí también se encuentran las áreas metropolitanas de Sao Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte, las más pobladas del país. Sur y sudeste fueron ya un bastión importante en la victoria bolsonarista en 2018. El candidato ultraderechista venció también con claridad en Brasilia, el distrito federal, con un 51,65 por ciento.

La disputa clave por Minas Gerais

No ha habido candidato a la presidencia de Brasil que haya conseguido el cargo sin ganar en Minas Gerais desde la “redemocratización” de Brasil en los 1980’s. En la primera vuelta, este estado decisivo eligió a Lula con un 48,29 por ciento de votos frente a un 43,6 por ciento de Bolsonaro. En 2018, sin Lula y con el candidato Fernando Haddad (derrotado ahora en la primera vuelta en su intento de ser gobernador de Sao Paulo), el PT y sus aliados no lograron ganar. Minas Gerais ha sido entonces una victoria importante y significativa para Lula y un revés para Bolsonaro. Será sin dudas uno de los estados más observados en la segunda vuelta que se vaticina bien apretada, con el gobernador electo Romeu Zema apoyando decididamente a Bolsonaro contra Lula, pero con Lula con un cinco por ciento por delante del actual gobernante.

Las ofensas y xenofobia contra los “nordestinos” pueden quitarle muchos votos a Bolsonaro quien trató de deshacer sus comentarios iniciales y atribuyó a “narrativas” de la izquierda la interpretación negativa de sus palabras, que no estaban dirigidas a ofender a los “hermanos del Nordeste”.

Convivir con el Semiárido, la ecorregión seca nordestina, constituyó la consigna que reorientó el desarrollo regional, por lo menos para movimientos sociales y algunos gobernantes progresistas. De esa manera se detendría la vasta migración del nordeste hacia los estados industrializados del Sur y Sureste. El ejemplo más conocido de esas líneas progresistas de pensamiento, son las cisternas de acopio de agua de lluvia. La Articulación Semiárido Brasileño (ASA), una red de tres mil organizaciones sociales, promovió la construcción de más de 1,1 millones de cisternas para agua potable y más de 200 mil cisternas más grandes, estanques y otras “tecnologías” para almacenar “agua de producción”, destinada a animales y a la irrigación de huertos.

Los habitantes locales entienden que los Lineamientos de la coalición encabezada por Lula son su mejor alternativa, para el agua y para la lucha contra la desigualdad predominante, entre ellos la defensa a la agricultura familiar, en asuntos como crédito, seguro agrícola y programas que le aseguran un mercado regular a los campesinos, como las compras para la alimentación escolar o para instituciones asistenciales. Son programas dirigidos a todo el país, pero que benefician más intensamente al Nordeste donde se concentran 1,83 millones de predios agrícolas, casi la mitad del total nacional.

Popularidad con raíces

Eso explica la gran popularidad de Lula y su PT en el interior del Nordeste y el rechazo a Bolsonaro, porque su gobierno desactivó o redujo drásticamente esas políticas.

Su acción electoralista de sustituir la Bolsa Familia que implantó Lula por el llamado Auxilio Brasil, con el pago triplicado, dos meses antes de los comicios, no parece que atraería los votos pretendidos por el actual presidente, y de hecho no lo hizo en la primera vuelta. Todo el mundo sabe que es una tomadura de pelo electoralista.

Pero como el país está dividido y Bolsonaro mantiene buena popularidad en la región más poblada, el Sureste, con 42,6 por ciento de la población brasileña de 214 millones de habitantes, la batalla electoral más decisiva se juega allá. En la primera vuelta el gobernante aventajó a Lula por 47,6 frente a 42,6 por ciento de los votos válidos. Además cuenta con el apoyo de los gobernadores de los tres estados más poblados, Minas Gerais, Rio de Janeiro y São Paulo, los dos primeros reelectos con más de 56 por ciento de los votos. Tienen aparentemente condiciones de canalizar un buen caudal de votos a favor del actual presidente. Pero estadísticamente hablando, es muy difícil superar la ventaja de Lula en la primera vuelta, que fue de 6,2 millones de votos en un total de 118 millones.

Mientras, Bolsonaro moviliza por lo menos una decena de gobernadores para buscar adeptos, Lula compuso un frente amplio en defensa de la democracia, que ya suma 15 partidos y los candidatos que quedaron en el tercer y el cuarto lugar en la primera vuelta, con la suma de 8,5 millones de votos de los que obtendrá una parte significativa. En otras palabras, el excapitán como todo buen ultraderechista quiere ganar ejerciendo el poder desde arriba hacia abajo. Lula, como revolucionario que es, crea su poder desde el pueblo hacia arriba, y ¡el poder emana del pueblo!

La fuerza del bolsonarismo y porqué fue subestimada en las encuestas para la primera vuelta.

Para octubre 30, Lula tiene un claro favoritismo porque llega por delante, con seis millones de votos más, pero la disputa está abierta. La distribución del voto por estados ha ocurrido en líneas generales como se esperaba, pero las encuestas subestimaron la fuerza del bolsonarismo en cinco- siete por ciento. Los últimos sondeos de la primera vuelta colocaban a Lula como líder en las intenciones de voto, con una ventaja de entre 6 y 14 puntos sobre Bolsonaro, en la realidad lo superó apenas por el 5.23 por ciento.

La gestión de Bolsonaro ha sido especialmente polémica por (entre muchas otras cosas) incentivar la explotación del Amazonas, arremeter contra otros poderes del Estado y su ampliamente criticada gestión de la pandemia. Con todo lo que pasó en estos cuatro años, el hecho de que Bolsonaro haya conseguido votos comparables en las primeras vueltas de 2018 y 2022 (46 pòr ciento frente a 43 por ciento) indican que el bolsonarismo es una fuerza que ha calado en el país. Para ello ha aprovechado la tremenda confusión social existente, y la polarización extrema de los votantes. Una de las explicaciones puede deberse a que el mandatario aumentó en los últimos meses el Auxilio Brasil (programa de asistencia económica a ciudadanos de bajos recursos) y es obvio que eso tuvo para él un impacto positivo en parte significante del electorado. A todo el mundo le gusta recibir cheques.

También tuvo que ver el desgaste por el cual pasó el PT por los “escándalos de corrupción” que eran canallescas patrañas, acciones del más indecente Lawfare. “Miente mucho, que algo queda” es la doctrina de esa anti- ética. Pero en unos pocos quedó la desconfianza hacia el PT y sus líderes.

Como pasaba con Trump en Estados Unidos, un grupo de los simpatizantes de Bolsonaro son “vergonzantes” es decir no se expresan en público a su favor (pero si votan por el).

¿Qué necesitan Lula y Bolsonaro para ganar en segunda vuelta?

Ante una lucha sin cuartel, pero no tan apretada como parece (seis millones de votos de ventaja para Lula, no es ninguna birria), creo que para ganar en segunda vuelta Lula debe profundizar más en los lineamientos elaborados por el PT; una debilidad de Bolsonaro es que carece de un programa para el país, se centra solo el odio a la izquierda y la “nostalgia” por los gobiernos militares. Pero mucho cuidado con acciones ilegales de cualquier tipo; la ultraderecha está dispuesta a todo por conservar el poder. Este análisis lo haremos con la profundidad requerida en la próxima entrega, que esta vez sí será final.

¡LULA SI, FASCISMO NO!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*