Unión Ferrocarriles de Cuba en busca de nuevos nexos internacionales

Por-.  Ania Terrero Redacción de Economía


La Habana-. La Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) apuesta por la inversión extranjera y la cooperación internacional para perfeccionar su infraestructura y ofrecer mejores servicios en la transportación de cargas y pasajeros en el país.

En ese camino, la Feria Internacional de Transporte y Logística (FITL 2022), efectuada del 4 al 6 de octubre, supuso una oportunidad para impulsar proyectos que buscan agilizar movimientos ferroviarios desde y hacia la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM), rehabilitar fábricas de piezas e incorporar el uso de energía renovable, entre otros objetivos.

En entrevista con Prensa Latina, la directora de Desarrollo de la UFC, Leydis Rojas, comentó que dentro de la cartera de proyectos para la inversión extranjera se incluyen actualmente dos iniciativas destinadas al sector ferroviario.

Una de ellas está destinada a la rehabilitación y modernización de la planta de traviesas de la Empresa Industrial de Instalaciones Fijas en la provincia de Villa Clara, “para fomentar el desarrollo de líneas de producción de arquero, traviesas y otros equipamientos, así como minimizar los ruidos y vibraciones en la vía férrea”.

La otra propone asociaciones económicas internacionales con la empresa ferroviaria radicada en el Mariel, Ferromar S.A., para la transportación de cargas y pasajeros desde y hacia la zona especial, agregó.

Mientras, en la cartera de proyectos para la cooperación internacional se encuentran tres patrocinados por la UFC, para la fabricación de ferrobuses, la reconversión de autocarriles de motores de combustión interna a tracción eléctrica y la rehabilitación de la planta de traviesas.

Según explicó Rojas, con la fabricación de ferrobuses el principal objetivo es avanzar hacia una movilidad sostenible y mejorar los niveles de transportación de pasajeros a nivel local y territorial, a partir de la introducción de tecnologías más amigables con el medio ambiente.

“La idea es contribuir al trabajo que ya viene haciendo la Empresa de Reparaciones de Equipos Ferroviarios y la Empresa Provincial del Transporte, así como avanzar en un proyecto para el uso de energía renovable en estos propios ferrobuses”, detalló.

Además, de concretarse este proyecto, mejorará la satisfacción de la demanda de la población en las zonas rurales y de difícil acceso, se logrará la sostenibilidad de esta flota, podrá sustituirse la importación de equipos y establecer encadenamientos productivos con la industria nacional, insistió.

La funcionaria expuso también que se fomentará un proyecto destinado “a la motorización o cambio de combustión interna a tracción eléctrica de autocarriles de vías o chispas, como son conocidos los motores que trabajan en el sostenimiento de las vías”.

En este caso, el propósito es potenciar una movilidad sostenible, mejorar las condiciones de trabajo de los obreros de vías férreas, disminuir en más del 70 por ciento el consumo de combustible y garantizar la estabilidad en el funcionamiento de este tipo de transporte, argumentó.

Finalmente, “hay un tercer proyecto para, de no obtener financiamiento por inversión extranjera para mejorar la planta de traviesas, negociar con algunas fuentes de cooperación internacional”.

FITL 2022, UNA OPORTUNIDAD PROVECHOSA

La directora de Desarrollo de la UFC calificó la Feria Internacional de Transporte y Logística como una oportunidad fundamental para sostener intercambios provechosos con potenciales contrapartes y, efectivamente, dio sus frutos.

Durante el evento, se firmaron dos cartas de intención para el desarrollo de la industria ferroviaria en el país: una entre la compañía Beijing FangLian Tech Co. Ltd y la propia UFC, y otra entre esa empresa china y la sociedad mercantil cubana Ferromar S.A.

Como resultado del primer documento “se facilitará la adquisición de piezas, partes y agregados de locomotoras chinas, con un proyecto financiado por la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD) para la modernización de dos talleres ferroviarios: uno en Luyanó, La Habana y otro en San Luis, Santiago de Cuba”, indicó.

Mientras, el memorándum firmado con Ferromar S.A. facilitará la importación de partes y piezas para mejorar el transporte ferroviario desde y hacia la ZEDM, ubicada a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana, agregó Rojas.

El texto en cuestión plantea que “las partes están interesadas en establecer las condiciones básicas en el desenvolvimiento de las relaciones monetarias mercantiles necesarias para estructurar, desarrollar y realizar la colaboración entre ellas, con el objetivo de lograr resultados en la cooperación de proyectos relacionados con la explotación de locomotoras u otro material rodante”.

Sobre esta alianza, el titular del Transporte en Cuba, Eduardo Rodríguez, comentó que “la firma del documento traza una nueva etapa en esta colaboración que ya tiene más de 10 años y que facilita el buen funcionamiento del ferrocarril cubano”.

Ferromar S.A. fue más allá, aprovechó la FITL 2022 para diversificar sus negocios. La empresa, consolidada y certificada como la principal transportista de contenedores de la Isla caribeña, sostuvo encuentros con otras potenciales contrapartes.

En declaraciones a Prensa Latina, su directora de Negocios, Yarlenys del Río, declaró que, en lo relativo a la transportación de cargas, intercambiaron con representantes de la fábrica de cervezas en la ZEDM, que debe arrancar su producción en 2024.

Negociamos la transportación de sus bebidas inicialmente en el occidente del país y de manera paulatina, según crezca la demanda y la producción, extendernos al resto de las regiones, detalló.

Además, se reunieron con el concesionario Vimariel S.A., “para apoyar en la transportación de sus mercancías y que nos ayuden a identificar inversionistas vietnamitas que deseen aliarse con nosotros, como sociedad económica internacional, empresa mixta, proyecto de cooperación internacional o cualquier otra modalidad”.

Del Río también refirió que avanzaron en la búsqueda de negocios para la transportación de pasajeros, pues es política del país que la mayor parte de los trabajadores de la ZEDM se trasladen en ferrocarriles.

En sentido general, la feria supuso un impulso para las negociaciones internacionales de la industria ferroviaria en Cuba: el principal valor estuvo en la promoción de nuevos proyectos que contribuirán de un modo u otro al desarrollo económico del país, concluyó Rojas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*