Revendedores, coleros, especuladores: crónica del gusano en la fruta

Un mal corroe y envenena el bienestar de todos, no es nuevo, es de vieja data. Cuando la economía sufre, emerge del cieno y la podredumbre, se pasea con aires de perdonavidas, haciendo gala de su pretendida impunidad.

Revendedores, coleros y especuladores arman el sainete en cuanto rincón les dejan libre y prosperan a plena luz –y sobre las espaldas– de la gente que trabaja.

Recuerdo, de otros tiempos, al famoso colero y a los revendedores de las oficinas de ventas de pasajes, dueños de las terminales de ómnibus interprovinciales, con sus listas insondables; y a los famosos especuladores del Mercado Libre Campesino, malabaristas extremos, capaces de transformarse, en pocos días, en émulos destacados del rey Midas.

La pandemia y las dificultades económicas, agravadas por el bloqueo recrudecido, les hicieron crecer de nuevo en estos años.

Como el gusano en la fruta asomaron la cabeza, dispuestos a pudrir toda la caja. Casi sin darnos cuenta se apropiaron de las colas de las tiendas, crearon sus propios circuitos de venta, y hasta cadenas de suministro eficientes.

Lentamente se expandieron, mientras dejaban el rastro malsano y corruptor de su arquetipo.

Maestros del soborno, del acaparamiento y la especulación, manejan precios y venden productos con altas ganancias y bajos costos, a veces sin costo alguno para ellos.

Solamente el control popular, la eficaz y permanente acción de los organismos implicados en el combate de tales males, puede poner fin a los abusos y a la ambición desmedida de estos señores y señoras, aspirantes a jerarcas cubanos.

Existe, además, un elemento de la subjetividad a combatir: la visión errónea de algunos ciudadanos, quienes no ven al delincuente económico como un malhechor, sino como un «luchador», sin percatarse del daño enorme que cometen contra nuestro bienestar y contra nuestra moral.

Se les está dando la pelea, como en otros tiempos; la Revolución, armada de la honestidad y la limpieza que la caracterizan, enfrenta el mal al pueblo, porque, en fin, son la misma cosa.

A partir de las denuncias realizadas por la ciudadanía se han realizado acciones en diversos lugares, en los que se han detectado almacenes ilegales, tiendas clandestinas, retenciones de mercancías de primera necesidad, faltantes económicos, etc.

En la reunión del Consejo de Ministros, efectuada a finales de octubre pasado, el Primer Secretario del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, señaló que «lo que no podemos permitir es que quienes no trabajan, no aportan y están en la ilegalidad, ganen más y tengan más posibilidades para vivir que los que realmente aportan; ahí estamos al revés, estamos rompiendo los conceptos del socialismo».

El mal no es nuevo, pero el remedio tampoco, está en nuestras manos. El gusano no tiene oportunidad de sobrevivir si actuamos juntos. En esta batalla también venceremos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*