Otro zarpazo de Marruecos le mete en octavos

Marruecos solventó su pase a octavos de final del Mundial de Qatar tras ganar a Canadá (1-2) en un duelo en el que fue de más a menos, si bien se mostró como un equipo bien trabajado, con pólvora y fortaleza defensiva. Los goles de Ziyech y En-Nesyri en la primera parte fueron suficiente para alcanzar el objetivo de verse, 36 años después, entre los 16 mejores equipos del mundo.

Marruecos aprovechó un regalo de Canadá para estrenar el marcador a los 210 segundos de partido. Un mal pase de Borjan intentando sacar el balón jugado desde fuera del área permitió que Ziyech le batiera con una sutil vaselina. Ya para entonces había mostrado su intensidad el conjunto africano, que pisó el acelerador con ganas de ahondar en la herida del rival.

Canadá intentó reaccionar con el balón en los pies, buscando percutir en área rival con internadas desde el carril diestro, si bien el buen posicionamiento de Marruecos hizo que Bono fuera un espectador más. El segundo tanto de Marruecos llegó en el ecuador de la primera parte. Achraf conectó con En-Nesyri con un pase de 40 metros, éste ganó la marca de los centrales y acabó definiendo ante Borjan con un disparo potente y raso que se coló por el palo corto.

Canadá tuvo premio a su insistencia con un gol poco antes del descanso. Adekugbe se fue por banda zurda y su centro al área lo despejó Aguerd hacia su propia portería batiendo involuntariamente a Bono. Primer gol que encajó Marruecos en todo el Mundial. En-Nesyri marcó un gol en el añadido de la primera parte al aprovechar el rechace de una falta, pero el asistente lo anuló por fuera de juego posicional de Aguerd, que tapó la visión del meta canadiense.

Jugó con fuego

El conjunto americano agitó el avispero a la hora de juego con unos cambios que pretendía traducir la posesión en ocasiones de gol, que por entonces se limitaban al balón parado. Estuvo cerca de lograr la igualada a 20 minutos para el final después de que Hutchinson cabeceara un córner al travesaño, pisando el balón en la línea por fuera. Marruecos se limitó a defender, regló muchos metros y apostó a la carta del orden su victoria. Le salió bien al bueno de Walid Regragui.

Es la segunda vez que Marruecos se planta en octavos de final de un Mundial (en seis apariciones) y lo hace tras sumar un empate y dos victorias. Si en México 86′ cayeron por la mínima ante Alemania Federal, los leones del Atlas sueñan ahora con sacarse la espina y seguir haciendo historia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*