Messi y Dibu ponen a Argentina en semis (+ fotos)

Leo Messi y Dibu Martínez abrazados en el piso. Es la imagen número uno, la que sintetiza a esta Argentina semifinalista.

A esta albiceleste que no pudo sostener dos goles de diferencia en los noventa minutos, que no lo pudo definir en un cierre de locomotora en el alargue, que recién arrodilló a Países Bajos en los penales. El capitán había marcado la diferencia en el juego. El arquero, como en la Copa América de Brasil, destrabó la dramática serie tapando los dos primeros remates. Después del sufrimiento, Argentina celebra con fuerza total. Ya está entre los cuatro mejores del Mundial. Y va por más.

Lo mereció Argentina, aunque se haya dormido, aunque no haya logrado sostener el 2-0 en el cierre del tiempo reglamentario. Tiene personalidad, tiene coraje, tiene un genio que quiere ser campeón del mundo, tiene un arquero gigante, tiene un equipo que comete alguna ingenuidad pero siempre deja el alma. Ahora, el martes ante Croacia, con el apoyo de esa marea celeste y blanca, todos juntos buscarán la final.

Fue una historia de película, para repasarla con atención total. Scaloni dejó afuera a Di María, quien salía de una contractura, e incluyó a Lisandro Martínez. Así Argentina sumó un marcador central y mutó a un 5-3-2. Esa clara búsqueda de un efecto espejo, ese mismo dibujo que el de Países Bajos, sirvió para liberar a los marcadores laterales albicelestes.

Nahuel Molina y Acuña contaron con más soltura para pasar al ataque. Hasta que el del Atlético de Madrid encontró a Messi, el 10 inventó una asistencia celestial y Molina tocó al gol con la cara externa del pie derecho.

Argentina, con sus tres centrales, controló a Bergwijn y a Memphis Depay, mientras que con Molina y Acuña tapó a Dumfries y Blind. En desventaja, durante el descanso, Van Gaal hizo dos cambios: Koopmeiners y Berghuis por los intrascendentes De Roon y Bergwijn. Después, sumó otro delantero (Luuk De Jong) por un defensor (Blind) e intentó con línea de 4 en el fondo.

Arriba en el marcador, Scaloni puso a Paredes por De Paul (pese a la molestia muscular aguantó 65 minutos). Argentina esperó unos metros atrás para contraatacar con la conducción de un Messi excelso, nítido para ver cuándo tocar o encarar. Y apareció el otro lateral liberado, Acuña: frenó dentro del área y Dumfries lo enganchó abajo. Luego, Leo dejó parado a Noppert combinando clase y engaño en la ejecución del penal.

Enseguida, confiado, Scaloni metió otros tres cambios que a Argentina desdibujaron. Enseguida, desesperado, Van Gaal sacó a Memphis y agregó al gigante de 1.97 de estatura, a Weghorst, quien anticipó a Lisandro Martínez, descontó de cabeza y empujó a Argentina hacia el sufrimiento. Berghuis casi lo empató. Paredes pateó una pelota al banco neerlandés. Hubo empujones. Hubo diez minutos adicionados.

Pezzella, caliente, cometió en el último instante una falta propia de un inexperto, insólita, desde atrás, sin ninguna necesidad. Países Bajos, con frialdad total, trabajó el tiro libre: tocó corto Koopmeiners y de nuevo gritó Weghorst.

Sí, 2-2. Alargue. Sí, era verdad: Argentina y Messi no lo podían creer. Sin embargo, en los diez minutos finales entró Di María. Con Fideo, la albiceleste reaccionó y generó media docena de situaciones de gol en ese breve lapso: tres de Lautaro, una de Pezzella, dos de Enzo Fernández, la última en el palo. Sí, penales. Sí, era verdad. Ahí Dibu fue gigante ante Van Dijk y Berghuis. Messi la acarició. Lautaro redondeó. Y vino el abrazo que todo resumió.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*