Messi despierta a Argentina de la pesadilla (+ fotos)

Tenía que ser así. Tenía que ser él. Tenía que ser Messi. Cuando Argentina no lograba abrir ninguna puerta, Leo encontró la llave del alivio ante México, la que permitía recuperar la ilusión.

Es inconmensurable el valor de ese zurdazo del 10 desde afuera y a un rincón. Por algo esa corrida frenética para gritarlo con los hinchas. Por algo el rostro desenfrenado, el puño apretado y el alarido “vamoooossss”. Fue el instante de quiebre. Después vino el derechazo sensual a un ángulo de Enzo Fernández, para que la fiesta fuese más grande. Sí, Argentina vive en este Mundial qatarí.

No le sobra nada a la albiceleste. Le falta mucho para parecerse a la que levantó la Copa América en el Maracaná y a la que bailó a Italia en la Finalissima Euroamericana. Sin embargo, tras un primer tiempo ultra preocupante, luego recuperó algo de dinámica y de intensidad. Así rescató un triunfo clave para recuperar la confianza y desembarcar en el partido del miércoles contra Polonia con otro semblante. Tal vez sea la plataforma de despegue.

Tras el papelón del debut con Arabia Saudita, sin margen para el error, Scaloni hizo cinco cambios. No tembló y dejó afuera a jugadores-emblema como Cuti Romero y Paredes. También Martino movió fichas, con tres variantes de intérpretes y apostando a cinco defensores, sin un “9” clásico.

Le costó una inmensidad a Argentina la gestación en el primer tiempo. No logró quebrar la presión mexicana porque faltó dinámica en los mediocampistas. El único que de a ratos comprendió lo que pedía el partido fue Mac Allister. Nada de nuevo de Rodrigo De Paul. Y de vuelta Messi desconectado, con mínima movilidad, sin repentización en el mano a mano. Todo matizado con pérdidas insólitas.

Si Scaloni gritó como nunca y en un momento envió del otro lado del campo al PF Luis Martín para dar indicaciones fue porque Argentina resultó un espanto en los primeros 30 minutos. Recién el cuarto de hora final de esa etapa inicial provocó algún tiro de esquina. Ahí encontró la única aproximación, pero Lautaro giró la cabeza un segundo antes de que le llegue la pelota por arriba y su impacto se fue muy desviado.

México lograba el desarrollo que soñaba del medio hacia atrás, porque cortaba todos los circuitos argentinos, pero le faltaba la otra parte, la ofensiva. Casi no se arrimaba al arco de Dibu Martínez, a quien solo inquietó con un tiro libre de Alexis Vega que el arquero atrapó con seguridad total.

Tuvo Messi un tiro libre en el nacimiento de la etapa final, pero lo pateó como contra Arabia Saudita: muy por encima del travesaño. Al ratito, soltó un pase y lo falló como si no fuese Leo. Se retrasaba por momentos el 10 y trataba de dialogar con el más claro, con Mac Allister.

Apostó Scaloni a Enzo Fernández para oxigenar el mediocampo, en lugar de Guido Rodríguez, quien en varios pasajes había cumplido el rol de tercer central y manejado la salida. También adentro Molina por el amonestado Montiel y Julián Álvarez por Lautaro.

Argentina rodeaba a un México que se abrazaba al empate, pero sin lucidez en la penúltima decisión. Hasta que Di María encontró a Leo libre cerca del área y el 10 sacó el zurdazo del alivio, imparable para Ochoa.

Enseguida Scaloni buscó cerrar el partido: Cuti Romero y Palacios por Mac Allister y Di María, por los dos que más nitidez en ese lapso ofrecían. A esperar y contraatacar. A pagarle con la misma moneda a un México que jamás reaccionó. A noquearlo con el derechazo placentero de Enzo, como para que Scaloni se jacte por decidir su ingreso. Sí, Argentina respira. Sí, Argentina vive.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*