La Croacia de Modric cierra un ciclo inolvidable colgándose el bronce (+ fotos)

El partido que nadie quiere jugar se lo perdieron Brasil, Alemania, Inglaterra, Portugal, España, Bélgica… Ninguno de estos cocos pisó el Khalifa International Stadium para vivir la batalla por el podio del Mundial. Croacia y Marruecos disfrutaron de un duelo sin extrema tensión, tras el bajón de sus derrotas en semifinales ante Argentina y Francia, pero con impotancia histórica. El bronce quedará para siempre.

Las dos revelaciones de la Copa del Mundo llegaron donde otros grandes no pudieron. Y Croacia, finalista en 2018, amarró el tercer puesto tras derrotar (2-1) a Marruecos. Un hito más para esta pequeña nación europea -no llegan a los cuatro millones de habitantes- que es un gigante en los Mundiales desde su independencia en los años 90. La generación de Modric, Perisic, Kovacic, Kramaric, Lovren, Brozovic… repitió el tercer puesto que alcanzaron en Francia 1998 Suker, Boban Prosinecki, Jarni y compañía. Un subcampeonato en Rusia y un tercer lugar en Qatar, todo en cuatro años, son un exitazo para un grupo de profesionales, a los mandos de Dalic, que se va apagando. Sin embargo, con la Euro 2024 en un año y medio, todavía les puede quedar un último baile. Sería un gusto seguir viendo a Modric.

El diamante Gvardiol

El futuro de Croacia viste ya la elástica arlequinada. Gvardiol, una de las sensaciones del Mundial que quedó señalado tras el jugadón de Messi, subió su cotización unos millones más -van a pagar un pastizal por él- abriendo el partido con un golazo de cabeza. Una jugada de pizarra que acabó con una asistencia de testa del multiusos Perisic -jugó de lateral izquierdo- que el central del RB Leipzig mandó a la red.

Una diana que respondió de inmediato Marruecos. A los dos minutos del gol croata, Dari, en otra jugada a balón parado, anotó de cabeza el empate. El combinado de Regragui volvió a levantarse. Su Mundial es eterno.

Ninguna selección africana ni árabe había alcanzado nunca las semifinales. Y lo hicieron colocando en el mapa a desconocidos como Amrabat o Ounahi -suplente ante Croacia-. Sin embargo, les faltaron piernas tras el desgaste defensivo ante Bélgica, España, Portugal y Francia.

Un cansancio que se cebó con su zaga. Aguerd, Saiss y Mazraoui no estuvieron por lesión y cayeron El Yamiq y Dari. Lo nunca visto.

El muro de Bono lo terminó de resquebrajar Orsic. El talento del Dinamo Zagreb clavó un golazo, con la derecha y con un chut bien tocadito, que le dio el bronce a Croacia. Dalic le ha dado menos minutos de los que merecía el atacante, que fue un tormento para su rival.

Marruecos lo intentó en la segunda mitad y Amrabat forzó un penalti a Gvardiol que se fue al limbo. Los de Regragui nunca se rindieron. Lo intentaron, obviando al cansancio, sin premio. En-Nesyri rozó la prórroga. Habría sido lo esperado tras el camino hasta la cima de ambos lleno de tiempos extras, penaltis… El Mundial marroquí no merecía menos. Tampoco el de Croacia. Ambas merecería el bronce… pero fue croata. Y lo celebraron como tal. No es para menos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*