Francia empieza la defensa del título con una goleada

Francia empezó la defensa de su título mundial en Rusia 2018 con una goleada a Australia (4-1) y, además de disipar las dudas por su rendimiento en los últimos meses, demostró su potencial ofensivo pese al mazazo que supuso la baja a última hora de Karim Benzema.

Olivier Giroud, con un doblete, igualó a sus 36 años el histórico récord goleador de Thierry Henry con los ‘bleus’ (51 tantos) mientras Kylian Mbappé dio una asistencia y marcó tras pase del azulgrana Ousmane Démbélé.

La noche acabó bien pero Francia, golpeado antes del Mundial por las bajas de Benzema, Nkunku, Kimpembe, Pogba y Kanté, sufrió un doble revés nada más comenzar el partido con el gol de Australia y la lesión de Lucas Hernández en la misma jugada.

Gol ‘aussie’ y lesión de Lucas

En el minuto 9, Mathew Leckie controló un balón largo por la banda derecha y, tras superar por velocidad a un Lucas Hernández que quedó tendido en el césped, su centro raso al segundo palo lo remató a placer Craig Goodwin. El lateral francés se lesionó fortuitamente en la rodilla derecha al intentar cortar el avance y fue sustituido por su hermano Theo.

Francia, bien vigilados Dembélé, Giroud y Mbappé en punta con Griezmann de enganche, dominó desde el inicio pero no encontraba la fórmula de superar a una Australia bien asentada atrás que necesitaba muy poco para sacar a relucir su fútbol directo.

Del posible 0-2 al empate

Para muestra un botón y, en el 21′, Mitchell Duke aprovechó un error de Adrien Rabiot para soltar un chut desde fuera del área que dejó helados a los ‘bleus’ al no encontrar portería por muy poco.

Pero el primer desajuste defensivo australiano dio la oportunidad a Francia de empatar y evitar males mayores. Tras un rechace en un córner, Theo Hernández puso un centro que Rabiot cabeceó sin apelación (26′). El medio de la Juventus vive un idilio con el gol tras marcar tres en Serie A y dos en la Champions con la Juventus.

Rabiot, gol y asistencia claves

El gol desencalló definitivamente a Francia, que poco después logró el 2-1. Rabiot esta vez presionó y robó el balón al lateral Nathaniel Atkinson, Mbappé le proyectó de tacón y el medio se lo puso en bandeja a Olivier Giroud.

El juego de los campeones del mundo fluyó al fin, impulsado por un omnipresente Theo, Mbappé empezó a desequilibrar por la izquierda desbordando con velocidad y calidad, aunque tuvo el 3-1 en posición de ‘9’ al írsele alta su volea en el área pequeña tras pase de oro que le puso Griezmann.

Poste antes del recital ‘bleu’

Antes del descanso, sin embargo, Australia avisó que el partido no estaba cerrado y se fue al vestuario con un cabezazo al poste de Jackson Irvine.

Francia no especuló con el resultado y en la segunda parte ya fue netamente superior. Giroud acarició el récord con una espectacular chilena que se le fue por muy poco (49′). Aziz Behich evitó en la línea el 3-1 de Griezmann tras una combinación entre Mbappé y Theo, pero la resistencia de Australia acabó en la siguiente jugada un minuto después (68′).

Dembélé se apunta a la fiesta de Giroud

Dembélé se apuntó al festival poniendo un centro medido desde la derecha que Mbappé cabeceó entre la zaga ‘aussie’ (68′) y el crack del PSG intercambió los papeles al asistir desde la otra banda para que Giroud, con su testarazo, igualara finalmente el récord de Henry (70′).

Con el partido decidido, el veterano delantero del Milan tuvo su particular homenaje al ser sustituido por Didier Deschamps. Francia empezó con un doble susto pero se fue del estadio de Al-Wakrah con una sonrisa tras varios días de sobresaltos continuos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*