México muere en la orilla en el final más cruel

Imposible imaginar un final más cruel que el que sufrió México en su carnes para caer en el Mundial. El equipo azteca rozó durante muchos minutos el pase a los octavos de final hasta el punto que un gol le separaba de la gesta. El 0-2 que predominó en el segundo tiempo de su partido y el 2-0 de Argentina a Polonia igualaba todo entre aztecas y polacos hasta el punto que durante muchos minutos fue la diferencia de tarjetas amarillas entre uno y otro equipo el que marcaba la distancia a los octavos. México buscaba el gol que le daba el billete (suyo o de Argentina) pero en el descuento, una Arabia ya sin opciones marcó el 1-2 definitivo que acabó con las ilusiones de la Tri.

El arranque de partido fue trepidante, condicionado como no podía ser de otra manera por la necesidad de victoria de ambos equipos para alcanzar los soñados octavos. México tuvo el 1-0 en un mano a mano de Vega pero apareció Al Owais para mantener entera a una Arabia que empezó respondona con varios acercamientos antes de recular ante el empuje azteca.

Pasado el toma y daca inicial, México se adueñó del balón y obligó a Arabia Saudí a dar un paso atrás. Alexis Vega e Lozano, apostados en las bandas, empezaron a apretarle las tuercas al combinado saudí, que optó por poblar el balcón de su área para repeler todo balón que se asomaba por la zona.

Entrando por los costados o filtrando balones por dentro, México atornilló a su rival hasta el punto que no hubo noticias del Memo Ochoa durante media hora larga. Solo un tiro libre de Kanno amenazó ligeramente la tranquilidad de la Tri.

Perdonó México y al filo del descanso, cuando Arabia ya daba por bueno el 0-0, Ali Al Hassan metió el miedo en el cuerpo al equipo del Tata Martino con un remate de cabeza muy claro que se marchó desviado.

Obligada por sus urgencias y animada por su buena primera parte, México salió a tumba abierta en el segundo tiempo y encontró premio a su arreón casi de inmediato. Primero Henry Martín embocó al fondo de la red un taconazo de Montes en el primer palo a la salida de un córner y solo cinco minutos después Chávez hizo uno de los mejores goles del Mundial al colar por toda la escuadra un zurdazo de libre directo.

En el otro partido Argentina vencía también vencía 2-0 y ese 2-0 en Lusail y eso dejaba en igualdad total a México y Polonia y con el penúltimo criterio de desempate, las tarjetas recibidas (7 México, 5 Polonia), decidiendo el pase a los octavos de final.

En un santiamén el panorama del grupo C cambió drásticamente y México, ya de bajada, empezó a acumular ocasión tras otra. A México le faltaba solo un gol (suyo o de Argentina) para pasar de ronda. Pineda, Martín y Lozano rozaron el 3-0 que les negó Al Owais, disfrazado de héroe estéril para una Arabia que ya no tenía opciones.

El Tata quemó las naves metiendo a Jiménez en busca del ansiado gol mientras México se desesperaba con las ocasiones desperdiciadas. Antuna marcó pero en posición antirreglamentaria antes del descuento y con los aztecas volcados, Al Dawsari cazó una contra para transformar su única ocasión y enterrar el sueño de un México que no mereció un final de tamaña crueldad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*