Concluye en Cuba programa FAO-Unión Europea

La Habana-. Luego de cinco años de trabajo en Cuba, concluyó el programa Impacto, resiliencia, sostenibilidad y transformación para la seguridad alimentaria y nutricional (First, por sus siglas en inglés), informó hoy la FAO.

La Representación en Cuba de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) precisó además en una nota que tal programa es una iniciativa conjunta de ese organismo internacional y la Unión Europea (UE).

En la jornada de cierre, participaron la agregada de cooperación de la UE en Cuba, Carolina Santrich, y la miembro del Grupo Asesor de la Comisión Nacional de Soberanía Alimentaria y Seguridad Alimentaria y Nutricional, Maricela Díaz.

También tomaron parte investigadores del Centro de Estudios sobre la Juventud, profesores de los centros universitarios municipales y agentes dinamizadores que implementan la Ley Soberanía Alimentaria y Seguridad Alimentaria y Nutricional (Ley SSAN) a nivel territorial.

El espacio sirvió como recuento de los principales hitos de ese programa, implementado desde 2018 en el país. First acompañó al gobierno cubano en la formulación del Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional sobre la base de las experiencias en la elaboración de planes de seguridad alimentaria en otros países de la región.

Primero de su tipo en la historia cubana, ese Plan de Estado contempló las directrices nacionales para la consolidación de los sistemas alimentarios locales, soberanos y sostenibles, a partir de la articulación intersectorial y la participación de los actores vinculados con la producción, transformación, comercialización y consumo de alimentos; así como el fomento de una cultura alimentaria y nutricional.

First también contribuyó con la formulación e implementación de la Ley SSAN, la formación y sensibilización de agentes dinamizadores en diferentes regiones del país, el diseño de un sistema de información para la seguridad alimentaria y nutricional, así como la preparación a periodistas y comunicadores en temas de seguridad alimentaria.

Igualmente el evento compartió resultados y aprendizajes en el proceso de ejecución de la Ley y trabajó en la construcción de una hoja de ruta para su seguimiento en 2023, con énfasis en el perfeccionamiento de los mecanismos de gobernanza, la integración de nuevos actores económicos, el acceso a recursos y la creación de cadenas de valor, así como el diseño de proyectos y la identificación de líneas de acción que garanticen su sostenibilidad económica.

El coordinador del Programa en Cuba, Jérôme Fauré, destacó que la elaboración del Plan y la Ley SSAN ha sido un proceso multidisciplinario, multiactoral e intersectorial que ha llegado a las comunidades a través de las metodologías de educación popular y que tiene como centro a los sistemas alimentarios locales.

Fauré se refirió a la necesidad de fortalecer capacidades a nivel local y estructurar el trabajo de los gobiernos, centros universitarios y las comisiones municipales y provinciales de soberanía alimentaria.

Existen experiencias y potencialidades locales relacionadas con la producción, la gobernanza, la nutrición y la participación de mujeres y juventudes, pero es necesario visibilizarlas y articularlas», señaló.

Maricela Díaz realizó un recuento de los principales hitos que han tenido asistencia técnica del Programa First en Cuba, desde la concepción del Plan SAN hasta la implementación de la Ley.

Se refirió a la estructura de gobernanza en sus niveles municipal, provincial y nacional, elemento novedoso que distingue a la norma cubana, y destacó el proceso de formación de capacidades con proyección territorial y comunitaria, en el cual ya se han formado 13 mil 944 personas.

Asimismo, presentó las proyecciones de 2023 con marcado interés en la realización de diagnósticos con enfoque nutricional, la elaboración de planes municipales y provinciales, el seguimiento a los temas de las pérdidas y el desperdicio de alimentos, así como el diseño de los indicadores y el sistema de información para la seguridad alimentaria y nutricional.

Ha sido clave para el logro de estos resultados la cooperación, integración y comunicación que se ha logrado entre la FAO, la Unión Europea y el grupo que ha trabajado en el proceso de diseño e implementación de la Ley», resaltó Carolina Santrich Badal.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*