Argentina sufre al final pero Messi ya está en cuartos (+ fotos)

La carrera y el alarido. Los puños apretados. La señal hacia el cielo. Es para vos, Diego. Te lo comparte Leo. Gritalo con él. Ahí está Messi en estado de celebración total, en su partido 1000 oficial, gozando su noveno gol mundialista, el primero en mata-mata… Supera justo a Maradona; queda a uno de igualar a Batistuta… Duró algo más de media hora esa muralla australiana. La derrumbó el 10. Lo hizo de nuevo el capitán. Sacó la llave del cofre de la felicidad y otra vez lo abrió.

Después, vino la coronación de la clasificación con el sufrimiento y la incertidumbre del final disparada por una carambola maldita que achicó la victoria apenas a un gol de diferencia. No merecía sufrir tanto Argentina. Y mucho menos merecía sufrir Messi. Es que en ese lapso delicado Leo voló y sirvió tres asistencias que este Lautaro de arco cerrado desaprovechó. Entonces, para evitar el alargue, debió aparecer en el último suspiro Dibu Martínez con un atajada de arquero campeón del mundo, con una tapada fabulosa en un mano a mano ante Kuol.

Messi y sus compañeros terminaron cantando con la gente, saltando, disfrutando. Ahora, cuartos. Próxima parada, Países Bajos, el viernes. Ahí van Argentina y su capitán, con el espíritu por el cielo, soñando como sueñan los grandes candidatos. El concepto de fondo se mantiene más allá del susto.

No le habían pateado a Dibu Martínez. Tampoco Argentina había rematado al arco de Australia. Había pasado la media hora inicial. Hasta que Messi desató ese nudo ultra defensivo y aplicado que planteaba la selección oceánica.

Instantes después de presionar, de forzar un lateral y de manotearse con Beihch, Leo tocó hacia atrás y Mac Allister metió un pase vertical que incomodó a Otamendi, dentro del área y de espaldas a la portería rival. El control del defensor fue malo, largo. Entonces, con velocidad mental, atento para leer el juego, el 10 aceleró hacia la pelota, llegó antes que todos y clavó el zurdazo bajo en un rincón, entre medio de un par de piernas adversarias.

La propuesta de Australia pasaba por el repliegue, por el orden, por la marca intensa, por el contacto físico, por el corte sin escrúpulos, por todo lo que se imaginaba, apuntando a resistir y a capturar algún precioso regalo albiceleste.

Argentina exhibió concentración atrás y paciencia para elaborar. Sin el contracturado Di María, optó Scaloni por Papu Gómez. En su búsqueda paciente, la albiceleste apeló cada tanto a la presión alta sabiendo que Australia, con sus limitaciones individuales, podía fallar en la salida al verse ahogada. Y así, luego de que apretara De Paul, en el nacimiento del segundo tiempo, falló el arquero Ryan y el incasable Julián Álvarez festejó su segundo gol consecutivo en Mundiales.

Parecía que Argentina paseaba hasta el final. Messi dibujaba algunas apiladas para el asombro. Scaloni sacaba a Julián y ponía a Lautaro para ver si salía de su mala racha. Australia no contaba con cartas para reaccionar. La sensación era que no había espacio para la incertidumbre. Sin embargo, en el minuto 75, un remate de Goodwin que se iba lejos del arco rozó en Enzo Fernández y se metió lejos de Dibu Martínez.

Por esa carambola maldita, Australia estaba a solo un gol. Hubo un cierre mágico de Lisandro Martínez (había reemplazado a Papu Gómez) que evitó el empate. Solo este juego fantástico puede transformarse tanto y de repente. Lautaro no exprimió lo que inventaba Messi y tuvo que aparecer Dibu Martínez. Tampoco está tan mal. Un equipo que pretende ser campeón del mundo también necesita contar con un arquero que lo salve.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*