Aprueban Ley de Fomento y Desarrollo de la Ganadería

Con un enfoque hacia la intensificación sostenible de la ganadería en el contexto del cambio climático, que pretende contribuir a la recuperación de ese sector en Cuba, fue aprobada ayer, por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), la Ley de Fomento y Desarrollo de la Ganadería.

Al presentar el proyecto ante el Parlamento, Ydael Pérez Brito, ministro de la Agricultura, explicó que la norma establece el régimen jurídico general para el fomento y desarrollo sostenible de la ganadería, sus principios, las responsabilidades, derechos y obligaciones de los sujetos que participan en la gestión integral de esta, así como lo relativo a los registros públicos de la ganadería, el patrimonio genético y la inspección pecuaria.

La Ley –destacó– prevé el tránsito paulatino de las formas convencionales de producción ganadera sostenible, que permita contrarrestar los impactos del cambio climático.

Al referirse a la importancia de la normativa, argumentó que la actividad productiva ganadera es fundamental para el logro de la soberanía alimentaria y seguridad alimentaria y nutricional; y que la Ley se enfoca en la responsabilidad del Ministerio de la Agricultura (Minag) y los órganos locales del Poder Popular de fomentar el desarrollo de la ganadería con la aplicación de técnicas efectivas de fomento.

En cuanto al alcance, significó que, por primera vez, en el ámbito de aplicación se amplía a las especies bovinas y los équidos, que constituyen el ganado mayor; las especies porcinas, ovinas, caprinas, avícolas, cunícolas, que conforman el ganado menor; las especies apícolas, y otras especies de animales domesticables utilizadas para la alimentación y el desarrollo humano.

Resaltó Pérez Brito que, durante el proceso de consulta, los aspectos más debatidos fueron el impacto que debe tener la nueva norma en el aumento de las producciones, para satisfacer las necesidades alimentarias de la población y del turismo, y crear fuentes para la exportación; la alimentación de los animales; y los controles de los registros pecuarios.

De acuerdo con el documento normativo, las disposiciones de la Ley se aplican a las personas naturales y jurídicas que realicen, de manera permanente o eventual, la crianza de animales domesticables de las especies de la actividad ganadera, con independencia del régimen de posesión del ganado o de la tierra. Además, se aplica, según corresponda, a otras personas naturales y jurídicas que realicen actos vinculados con la actividad ganadera.

Se detalla en el documento que son fines de la nueva Ley el desarrollo de una ganadería sostenible, resiliente y baja en emisiones de gases de efecto invernadero; y la incorporación de nuevos conocimientos, productos y tecnologías generadas por los procesos de ciencia e innovación.

También busca el desarrollo de la inversión extranjera, el comercio exterior y la cooperación internacional en las cadenas de producto y valor de la ganadería; el establecimiento de pautas organizativas de la actividad ganadera; el empleo de fuentes renovables de energía en esta esfera; y el perfeccionamiento del sistema de control de la masa ganadera y el flujo zootécnico.

Otros objetivos definidos son la promoción de la mejora genética de las diferentes especies de interés económico; el ordenamiento territorial de la ganadería y su diversificación; la recuperación y desarrollo de la cultura y el patrimonio ganadero; y la protección de los recursos naturales y la biodiversidad, la adaptación y mitigación al cambio climático y el empleo de principios de economía circular.

El diputado Ramón Aguilar Betancourt, al exponer el dictamen de la Comisión Agroalimentaria y de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, significó que el contenido de la Ley es expresión de las ideas visionarias del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y su participación directa en el mejoramiento integral de la actividad ganadera.

Manifestó que, como resultado de las valoraciones de los diputados, los expertos y la población, la Comisión Agroalimentaria de la ANPP propuso varias recomendaciones para el desarrollo e implementación satisfactorias de la Ley, entre las que se encuentran que el Minag adopte las decisiones que correspondan para garantizar la recuperación de manera gradual y sostenida de los servicios técnicos y asistenciales veterinarios, y la red de laboratorios clínicos y de diagnóstico, en función de la salud de la masa ganadera.

También se recomendó que el Ministro de la Agricultura, en el término de dos años, rinda cuenta a la ANPP sobre el estado de cumplimiento de lo previsto en esta Ley, entre otros aspectos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*