62 años de una organización de pueblo

Han pasado 62 años y aún se escuchan las explosiones de aquella lejana noche del 28 de septiembre de 1960. Alegría compartida por casi un millón de personas congregadas frente al antiguo Palacio Presidencial en La Habana. Ante la multitud allí reunida, el líder máximo de la Revolución, Comandante Fidel Castro Ruz, anuncia la organización del pueblo.

Nacían los primeros Comités de Defensa de la Revolución (CDR), organización popular por zonas de vivienda que seis meses después desarticularía a quienes pretendían crear una quinta columna para apoyar la invasión mercenaria en Playa Girón.

Se constituyeron como célula del barrio, de afiliación voluntaria, que canaliza las necesidades del pueblo y la defensa de la obra que iniciaba la Revolución, integrada por mujeres, hombres, ancianos, estudiantes, trabajadores, campesinos, profesionales, intelectuales, jubilados o amas de casas.

A las tareas iniciales de la vigilancia revolucionaria, se fueron sumando otras de interés popular como la educación, el trabajo voluntario, actividades patrióticas, de salud (vacunaciones, donaciones de sangre, etc.); la recogida de materia prima, la protección del medio ambiente y muchas más.

Han pasado ya 62 años y no podría escribirse la historia de la Revolución Cubana sin hacer referencia obligada a la labor de los CDR. Con su activo papel frente a los planes de los que quieren hacer volver atrás las conquistas revolucionarias, la institución se convirtió en la más pujante organización de masas de Cuba.

Organización que agrupa a la inmensa mayoría de la población mayor de 14 años que desee trabajar por el beneficio de la comunidad. Se encuentran estructurados en todo el país, tanto en zonas rurales como urbanas partiendo del lugar de residencia, en las ciudades por cuadras o edificios multifamiliares y en el campo a partir de viviendas (caseríos, bateyes).

Empeño de pueblo no gubernamental que se autofinancia mediante la cotización de sus miembros. Desde su estructura los CDR son cuadras, zonas, municipios, provincias y nación toda que reúne en sus 133 mil Comités de base a casi ocho millones de ciudadanos cubanos, sin distinguir sexo, raza o religión.

Además de la vigilancia, en estos años de actividad creativa los CDR han desempeñado un importante papel en la limpieza y embellecimiento del entorno, la siembra de árboles, el fomento de las áreas de autoabastecimiento, los huertos de plantas medicinales y la acuicultura familiar, así como la participación en tareas agrícolas priorizadas como zafras azucareras, tabacaleras o de café.

Aun cuando muchas actividades la difícil situación epidemiológica ha obligado a no realizarlas, a 62 años de su creación los CDR están vigilantes, activos, y sus millones de miembros constituyen un baluarte inexpugnable.

62 años después y a pesar de los pesares: “En cada cuadra un comité, en cada barrio Revolución, cuadra por barrio, barrio por pueblo, país en lucha Revolución.”

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*