Trump entre las cuerdas y con futuro político en veremos

Washington-. El expresidente de Estados Unidos Donald Trump enfrenta hoy obstáculos en el camino que podrían entorpecer su destino político, sobre todo tras dar el pitazo de arrancada a su candidatura a la Casa Blanca en 2024.

Los entuertos legales de Trump apuntan a que, quizás, le complicarían la vida, en especial por la investigación relacionada con el hallazgo el pasado 8 de agosto en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, de decenas de documentos confidenciales que se llevó de la Casa Blanca al término de su mandato en enero de 2021.

El diario The New York Times advirtió hace poco que ya sea en relación con sus prácticas empresariales engañosas, sus esfuerzos por anular unas elecciones democráticas o su negativa a entregar documentos gubernamentales confidenciales que no le pertenecían, los diversos problemas jurídicos de Trump se derivan de una misma sensación.

Para el exgobernante las normas que los demás deben cumplir no aplican para él, apuntó el diario neoyorquino.

Sin embargo, una decisión de un tribunal federal de apelaciones hace menos de una semana facilitará al Departamento de Justicia (DOJ) utilizar el resto de los registros no clasificados incautados en en Mar-a-Lago.

El fallo coarta el proceso del perito especial solicitado por el exmandatario para revisar los documentos y levanta un importante obstáculo la investigación sobre el posible mal manejo de archivos de la mansión ejecutiva.

Los argumentos de Trump así como los del juez de primera instancia que accedieron a su petición de que las pruebas incautadas fueran revisadas por un tercero, recibieron un fuerte rechazo en el tribunal del 11º Circuito de Apelaciones.

La decisión también liberó al DOJ para que utilice 22 mil páginas de registros gubernamentales recuperados, una importante luz verde que permitirá a los expertos revisar cada prueba con la esperanza de construir un caso, según medios locales.

«La ley es clara. No podemos redactar una norma que permita a cualquier sujeto de una orden de registro bloquear las investigaciones del gobierno después de la ejecución de esa orden. Tampoco podemos escribir una regla que permita solo a los expresidentes hacerlo», señalaron los jueces.

Es la última y más reciente señal de que el éxito inicial de Trump en el caso se desmorona, ya que el panel de tres jueces del tribunal rechazó una serie de argumentos que su equipo legal ofreció y determinó que incluso los registros no clasificados pueden ser utilizados en la pesquisa.

El DOJ dejó claro que los archivos secretos hallados en la finca de Trump en Florida representan el grueso de su caso potencial, que podrían implicar cargos bajo la Ley de Espionaje, aunque otros miles de documentos encontrados allí también serían importantes en el proceso, apuntó el diario The Hill.

Por cierto, la oficina que el Presidente 45 instaló en el segundo piso de su propiedad de Mar-a-Lago, en parte es una réplica del Despacho Oval y tal vez constituye un homenaje a su paso por la verdadera Casa Blanca.

Uno de los mayores desafíos para los fiscales en este caso siempre iba a ser establecer que Trump tenía conocimiento personal del hecho de que los documentos clasificados estaban en Mar-a-Lago, comentó Brian Greer, un exabogado de la CIA.

El jurista opinó a The Hill que el expresidente estaría personalmente involucrado en no devolver esos expedientes, lo que sería una obstrucción.

«El hecho que estos documentos clasificados estuvieran entremezclados con otros no clasificados a los que él accedía, o habría accedido, es una prueba potencialmente muy valiosa que demuestra el conocimiento personal de Trump», añadió Greer.

Sin el poder de la presidencia, el exmandatario enfrenta a una multitud de fiscales y abogados que lo investigan a él y a sus asociados, publicó el Times.

Nunca antes -subrayó el rotativo- un expresidente se enfrentó a tal serie de pesquisas federales, estatales y del Congreso tan extensas como lo ha hecho Trum

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*