Suiza deja fuera a Serbia y espera a Portugal en octavos

¡Qué bonito es el fútbol cuando no se especula con el resultado! Suiza y Serbia jugaron así porque estaba en juego la clasificación para los octavos de final de un Mundial y los helvéticos, un clásico del torneo, volvieron a plantarse en la fase de eliminatorias por cuarta vez en las últimas cinco ediciones. Segundos del grupo G. Su rival el próximo martes será la Portugal de Cristiano Ronaldo.

El partido, especialmente en la primera parte, resultó espectacular (2-3). Serbia, obligada a ganar y a esperar un empate de Camerún ante Brasil, salió por primera vez con el demoledor ataque que forman Sergei Milinkovic-Savic, Tadic, Kostic, Aleksandar Mitrovic y el renqueante Vlahovic, titular por primera vez en Qatar.

Suiza, pese a las bajas de su portero Sommer y el central Elvedi por estar resfriados. empezó mejor guiado por la calidad del ya veterano Xherdan Shaqiri y ya en el primer minuto de juego obligó a un doble paradón a Vanja Milinkovic-Savic.

Fue el inicio de un toma y daca trepidante que se tradujo en un partido con constantes alternativas en el marcador. Andrija Zivkovic replicó un con un trallazo al poste desde fuera del área, pero Suiza se avanzó con un zurdazo raso de Shaqiri al palo corto tras recibir de Djibril Sow.

Tadic tira de Brasil

Serbia estaba fuera del Mundial y Dusan Tadic, su referente, le llevó a remontar el partido con dos asistencias dignas de su gran clase en sendas contras tras errores suizos en el centro del campo.

Primero Tadic puso un balón para que Mitrovic demostrara su poderío rematador girando el cuello para colocar un imparable cabezazo cruzado. Mitrovic, como Shaqiri, ya marcaron en el también decisivo Suiza-Serbia del Mundial 2018.

A la media hora Tadic se inventó un genial pase en corto entre la zaga suiza que dejó solo a Vlahovic, quien cruzó ante el meta Gregor Korbel. El artillero de la Juventus lo celebró llevándose un dedo a los labios. un gesto para acallar las versiones de prensa que le sitúan en el centro de un lío de faldas en la selección serbia.

Justo antes del descanso llegó el 2-2, un golazo tras gran acción colectiva obra de Breel Embolo al rematar a placer un centro al segundo palo del lateral derecho Silvan Widmer.

Las hostilidades se reanudaron con el inicio de la segunda mitad. Otra jugada coral permitió a Remo Freuler avanzar de nuevo a Suiza tras una exquisita asistencia de tacón de Rubén Vargas.

Dragan Stojkovic retiró a un apagado Vlahovic, pese al gol, para dar entrada a Luka Jovic. Al técnico serbio no le quedaba otra que mantener la apuesta ofensiva para intentar el milagro pero éste no llegó.

La historia del Mundial 2018 se repite

Tadic siguió siendo el único recurso de los balcánicos, solo apoyado por Filip Kostic, y Suiza ya no arriesgó más. El guión se repitió y, como en el caliente partido que también decidió el grupo en el Mundial de Rusia 2018, volvieron a imponerse (entonces por 2-1) y clasificándose los helvéticos.

Serbia, por muchos considerado el tapado de este Mundial, vuelve a casa. Su poderío ofensivo no le bastó ya que su defensa no mantuvo el equilibrio que le llevó a Qatar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*