Represión antecedió a insurrección en Puerto Rico hace 72 años

San Juan-. Hace 72 años, en un ambiente de represión, el Partido Nacionalista, bajo la dirección de Pedro Albizu Campos, desató un día como hoy una insurrección que proclamó la República de Puerto Rico.

El intelectual José Che Paralitici destacó que aún con la alta represión sufrida en las décadas de 1930 y 1940, con decenas de encarcelados en Puerto Rico y en Estados Unidos, y con el asesinato de 30 luchadores, los nacionalistas se lanzaron a la insurrección en 1950 para enviar un mensaje al mundo del sistema colonial dominante.

Autor de varios libros en torno a la resistencia del pueblo puertorriqueño a la dominación colonial de Estados Unidos, que tiene su génesis el 25 de julio de 1898 en el marco de la Guerra Hispanoamericana-Cubana, Paralitici explicó que el liderazgo nacionalista estuvo preso desde mediados de 1930 hasta finales de la siguiente década.

“Incluso, llegó a haber cinco conducciones del Partido Nacionalista de Puerto Rico (PNPR) en cárceles de Estados Unidos durante la década de 1940, al ser acusados de violar la ley del Servicio Militar Obligatorio impuesta por el régimen estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial”, detalló.

Paralitici dijo que, en 1948, dos años antes de la Insurrección Nacionalista “el gobierno colonial puertorriqueño impuso la Ley 53, llamada por el pueblo ley de la mordaza, violatoria de derechos humanos y civiles en que “no se permitía ningún tipo de expresión en contra del régimen colonial e imperialista de Estados Unidos”.

Luego, en 1950, Estados Unidos impone la Ley 600, con la intención de los puertorriqueños aprobaran si estaban de acuerdo o no para que Puerto Rico redactara su propia constitución, la que devino en la creación del Estado Libre Asociado (ELA) en 1952.

“Bajo el liderazgo de Pedro Albizu Campos inmediatamente el Partido Nacionalista denunció la farsa que Estados Unidos quería imponer, con el apoyo del gobierno colonial encabezado por Luis Muñoz Marin (1898-1980), de que así Puerto Rico llegaría a terminar el sistema colonial”, refirió el historiador.

Albizu Campos y los nacionalistas —dijo— no se detuvieron y se deciden a ejercer el plan trazado para la insurrección, por lo que el 30 de octubre de 1950 se da el levantamiento en varios pueblos y sectores en Puerto Rico, también en Estados Unidos, donde Griselio Torresola y Oscar Collazo participaron en un intento de magnicidio en la Casa Blair en Washington contra el presidente Harry S. Truman.

“Más de 140 nacionalistas tomaron las armas en 10 pueblos y en varios sectores de la zona metropolitana de San Juan, asimismo en Estados Unidos, como fue en la capital, Washington, y en la ciudad de Nueva York”, ratificó Paralitici.

Apuntó que la acción insurreccional duró hasta el 10 de noviembre cuando se arresta al último insurgente en Naranjito (centro).

En las confrontaciones entre nacionalistas puertorriqueños, la Policía y la Guardia Nacional de Estados Unidos en Puerto Rico murieron unas 30 personas y más de 50 resultaron heridas.

Igualmente, Paralitici sostuvo que más de mil personas fueron arrestadas desde el primer día de la insurrección siendo la mayoría encarcelada por supuestos motivos preventivos por espacio de hasta más de una semana.

Además, sobre 180 nacionalistas puertorriqueños vinculados directamente a las acciones insurreccionales sufrieron cárcel y más de 200 también fueron acusados de violar la“ley de la mordaza”.

Como corolario, el régimen colonial de Puerto Rico sentenció a 53 nacionalistas a cadenas perpetuas, 31 de estos del pueblo de Jayuya (centro), donde la lideresa Blanca Canales proclamó la República de Puerto Rico izando la bandera nacional, que estaba proscrita.

“En Jayuya se estuvo dos días de enfrentamientos y los nacionalistas lograron pegarle fuego a estructuras públicas, federales y privadas, (como) el cuartel policiaco, el correo federal y las oficinas del Servicio Selectivo, a cargo de la reclutar jóvenes para el ejército de Estados Unidos”, detalló Paralitici.

Albizu Campos, el principal líder de la insurrección, salió de prisión pocos meses antes de su muerte el 21 de abril de 1965, al ser indultado por Muñoz Marín, ya que “hubiese sido muy costoso políticamente para el gobernador de la colonia de Puerto Rico que el líder nacionalista hubiese fallecido en prisión al estar en muy malas condiciones de salud”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*