Mal comienzo para el Congreso

Washington-. Estados Unidos estrenó nuevo Congreso en 2023 en medio del caos. La Cámara de Representantes solo pudo iniciar su actividad legislativa después del show para la elección de su presidente, Kevin McCarthy, quien aseguró el mazo tras 15 rondas de votación.

Los republicanos recuperaron la mayoría en las elecciones intermedias del pasado 8 de noviembre luego de cuatro años de dominio demócrata; sin embargo, arrancaron con mal pie: la falta de acuerdo y la división para nombrar al líder en la Cámara Baja.

A pesar de los 222 escaños en el hemiciclo en poder de los conservadores, el candidato del partido identificado por el color rojo fue incapaz de lograr los 218 votos requeridos en una primera vuelta —segunda, tercera…— para obtener el puesto que por cuatro años ostentó la demócrata Nancy Pelosi.

Resultaron necesarias no solo varias votaciones, sino concesiones de McCarthy a sus correligionarios, todo un drama en la política estadounidense no visto desde hace un siglo y que sumergió al país en la confusión y la incertidumbre durante días.

Entre las condiciones que aceptó el republicano de California hay incluso una regla de procedimientos que podría convertirlo en rehén de los congresistas en los dos años de su mandato, al quedar sujeto a un voto de censura para destituirlo si alguno de sus colegas lo pidiera.

McCarthy, de 57 años, encontró en su camino la rebelión de los fieles al exmandatario Donald Trump (2017-2021), los miembros de línea dura de su formación que se agrupan en el Freedom Caucus (Caucus de la Libertad).

Al respecto, el demócrata Jim McGovern, integrante del Comité de Reglas, manifestó su preocupación por los tratos informales que hiciera McCarthy a cambio de sus votos.

“No tenemos idea de qué promesas se hicieron, lo cual es inconcebible. Solo llevamos una semana y así es como están manejando este lugar”, advirtió McGovern.

“Esas luchas públicas son una vergüenza para el país”, expresó el presidente Joe Biden al referirse al espectáculo por la elección de McCarthy. Coincidentemente, Trump usó similar calificativo.

Por su parte, los azules aprovecharon la nominación y el apoyo unánime a su candidato, Hakeem Jeffries, para subrayar la supuesta unidad del partido de gobierno en contraste con la bancada contraria.

Al inaugurar en la madrugada del 7 de enero la 118 legislatura del Congreso —que sesionará hasta enero de 2025— McCarthy bromeó con un irónico “esto ha sido fácil, ¿eh?”, en referencia a su elección, y agregó que “ya es hora” de supervisar y proporcionar “un equilibrio” a las políticas de Biden.

En el Senado, la otra cámara legislativa, los azules retuvieron su control en un inicio con 51 puestos, pero Kyrsten Sinema los abandonó en diciembre para registrarse como independiente.

Para las presidenciales de 2024 Trump ya se postuló, mientras se espera que Biden haga muy pronto el anuncio de que pretende continuar en el Despacho Oval. Los próximos dos años serán cruciales.

(Tomado de Orbe)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*