Maestras del ron cubano defienden cultura identitaria

Varadero-. Salomé Alemán y Noemí del Toro, única mujeres maestras roneras en Cuba, abogan por trasladar los secretos de la ancestrral cultura de mezclas y añejamientos a las nuevas generaciones, con el fin de perpetuar la tradición del saber hacer.

Presentes en el Campeonato Mundial de Coctelería, que concluye hoy en esta ciudad balneario, Alemán, quien se desempeña como maestra en la ronera de Santa Cruz del Norte, expresó a la ACN que es una profesión que se trabaja con generosidad y que tiene la posibilidad de recrear artísticamente, porque el ron constituye expresión de la cultura en la nación caribeña.

Desde su condición, participa en las actividades de la fabrica, en la capacitación a los trabajadores, vigila la calidad del producto y el cuidado tecnológico del proceso que data en esta zona occidental del país de la segunda mitad del siglo XIX.

Ambas mujeres, humildes y de hablar pausado, coinciden en afirmar que en la selección de mezclas para utilizar en un ron intervienen la sensatez, habilidad y percepción de que ese barril ofrece con respeto la materialización de un sueño largamente acariciado.

Del Toro, maestra de la ronera de Santiago de Cuba, cuna de la bebida en el país del Caribe, confesó su priviliegio por nacer en una tierra fértil donde la caña de azúcar, principal materia prima para el aguardiente, tiene especiales características, las frutas expenden aromas incomparables y los sabores se combinan con los secretos de ocho generaciones de maestros que entregaron sus saberes al tiempo.

Para ella obtener ese alto título no es resultado solo de un período de preparación intenso, sino también de una vida dedicada a cultivar los conocimientos y de un estilo que tiene como bases valores y principios inviolables.

El secreto del ron Santiago, demandando en el mundo, es el amor del equipo de hacer las cosas bien, trabajar en función de la excelencia y rendir tributo continuo a la cuna del ron ligero cubano.

Ambas mujeres participaron en estos días del evento en presentaciones de licores, intercambios con asistentes de varios países y encuentros con los Premios Habanos, cultivadores del mejor tabajo del mundo, que hace maridaje con el ron Havana Club y el Santiago de Cuba.

En la actualidad el movimiento de maestros roneros en la nación lo componen nueve personas y cinco aspirantes, entre ellos otra mujer, quienes viven orgullosos de la categoría que ostenta patrimonio intangible de la nación por la manera de hacer el líquido ancestral.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*