Leckie lleva a Australia a los segundos octavos de final de su historia

Por segunda vez en su historia la selección de Australia disputará unos octavos de final de la Copa del Mundo. Lo logró en el Mundial de Alemania de 2006, su segunda participación en el torneo, y después de tres citas mundialistas consecutivas cayendo en la fase de grupos, ha logrado repetirlo y sellar una de las gestas del torneo con un gol de Mathew Leckie a la hora de partido ante una decepcionante Dinamarca, que se marcha de Qatar sin ganar ningún partido.

Los ‘socceroos’ de Graham Arnold supieron manejar el encuentro en todo momento en función de sus intereses, contemporizando y cerrando espacios mientras el empate les servía para pasar de ronda y lanzándose al ataque cuando el gol de Túnez ante Francia les dejaba fuera. Un ejercicio de orden defensivo e inteligencia táctica para sumar su segundo triunfo en este Mundial, los mismos que había logrado en todas sus presencias anteriores en una fase final del gran torneo de selecciones.

Control sin pegada de Dinamarca

Siguiendo con el guion previsto, dada la situación clasificatoria de ambas selecciones, fue Dinamarca quien llevó la iniciativa desde el comienzo. Y aunque McGree avisó a los tres minutos con un disparo desde la frontal que despejó involuntariamente su compañero en ataque Mitchell Duke, las mejores situaciones de gol las protagonizaron en este primer acto los chicos de Kasper Hjuldmand, con las ideas muy claras para llegar al área rival, pero absolutamente negados a la hora de definir.

Jensen tuvo en sus botas la mejor y única oportunidad para poner al combinado nórdico por delante en el primer acto tras una rápida transición en la que Braithwaite le asistió al primer toque para dejarle solo ante Mathew Ryan. Pero el centrocampista del Brentford, llegando desde atrás, se vio tan en ventaja al llegar al área que terminó dudando y su disparo final, centrado y por arriba, lo sacó a córner el guardameta australiano con facilidad.

Ahí terminaron las opciones de Dinamarca, que no solo no supo aprovechar la buena sociedad que formaron en ataque por la banda izquierda Lindstrom y Maehle, llegando en ventaja en varias ocasiones hasta la línea de fondo sin encontrar rematador, sino que incluso terminaron achicando balones en su área. Un cabezazo de Christensen fuera tras una falta lanzada por Eriksen, un remate fuera del centrocampista del Manchester United que no encontró portería y un tímido golpeo de Duke en respuesta que atrapó Schmeichel fueron las únicas acciones relevantes hasta el intermedio.

Una contra ‘mortal’ de Mathew Leckie

Tras el paso por los vestuarios, y tras unos minutos de asedio de los ‘socceroos’ que finalizaron con un remate alto con la zurda de Duke, los daneses retomaron el control del partido. Pero sus intentos se encontraban una y otra vez con la ordenada zaga liderada por Harry Souttar, el ‘gigante’ escocés nacionalizado australiano del Stoke City que se ha revalorizado en este Mundial. Sólo Eriksen, con una falta lateral en la que buscó sorprender al segundo palo, puso en ciertos apuros a Ryan.

Hasta que a la media hora, y coincidiendo prácticamente con el 0-1 de Túnez ante Francia que dejaba fuera del Mundial tanto a daneses como australianos, llegó una jugada que cambió el rumbo del partido. Robaron los de Graham Arnold en la frontal de su área, salieron a la contra a toda velocidad jugando al primer toque, McGree asistió Mathew Leckie que arrancaba desde su campo, y tras conducir el balón hasta la frontal del área, amagó con irse por la derecha para terminar saliendo por la izquierda y batir a Schmeichel con un golpeo raso, cruzado, ajustado al palo.

Frustración danesa en sus últimos intentos

Dinamarca trató de reaccionar con una buena maniobra de Skov Olsen en el área cuyo remate se fue a córner tras tropezar en un rival. Y Hjulmand quemó las naves moviendo el banquillo y gastando sus cinco cambios con 20 minutos más el añadido aún por delante. Pero no parecía su día, sobre todo después de que un clarísimo penalti de Souttar sobre Dolberg, por un manotazo en el área, fuera invalidado por un fuera de juego previo del delantero del Sevilla.

Un intento de remate de ‘escorpión’ de Dolberg, un remate desde la frontal de Lindstrom que se estrelló en la poblada zaga australiana, un intento de Bah que se llenó de balón y una última ocasión del delantero del Sevilla que sacó Ryan fueron los los agónicos intentos de una selección danesa que pasa sin pena ni gloria por el Mundial de Qatar, superada por Australia en la que se puede considerar una de las grandes sorpresas de este torneo y que espera ya al campeón del Grupo C (Polonia, Argentina, Arabia Saudita y México) en los octavos de final.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*