Las emisiones por producción de petróleo y gas son tres veces superiores a lo reportado

El proyecto Climate Trace, que mide los verdaderos niveles de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, publicó este miércoles un informe más detallado sobre estas emisiones, que incluye datos sobre 72.612 fuentes de contaminación a nivel global.

Las conclusiones no son esperanzadoras: a escala mundial, las emisiones de la producción de petróleo y gas resultan ser hasta tres veces superiores a las declaradas oficialmente.

Las instalaciones petrolíferas y gasísticas constituyen la mitad de las 50 principales fuentes de emisiones nocivas, que Climate Trace documentó también con el uso de satélites, poniendo en evidencia prácticas como la quema en antorcha de gas residual y fugas de metano, principalmente en Rusia, EE.UU., Turkmenistán y Oriente Medio.

Los datos de los principales países que reportan sus emisiones de la producción de petróleo y gas como parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) de 1994, no reflejan la verdadera situación, ya que son tres veces inferiores a las emisiones reales, concluye el proyecto.

Además, para finales de octubre, ningún país había presentado ante la CMNUCC informes completos sobre sus emisiones en 2021, mientras que 52 países no han presentado ningún inventario de emisiones que abarque los últimos diez años.

Un problema “oculto a plena vista”

El exvicepresidente estadounidense Al Gore, uno de los fundadores de la coalición Climate Trace, declaró en la cumbre climática de la ONU en Egipto que los datos muestran la magnitud de la “profunda reducción de la contaminación por gases de invernadero que necesitamos para prevenir los impactos más catastróficos de la crisis climática”.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, calificó las nuevas cifras como vitales para resolver “un problema delante de nuestros ojos, pero también oculto a plena vista”.

“Tenemos enormes brechas en las emisiones, brechas financieras, brechas de adaptación. Pero esas brechas no pueden ser resueltas eficazmente sin cerrar las brechas de datos. Después de todo, es imposible manejar y controlar eficazmente lo que no podemos medir”, declaró.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*