La huella de Fidel en la Vocacional José Martí de Holguín

Con 45 años de fundado, el Instituto Prevocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) José Martí, de la provincia de Holguín, mantiene viva la huella del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, quien inauguró ese centro educacional el primero de septiembre de 1977, hace 45 años.

Cuenta con una matrícula de cerca de mil estudiantes y por sus aulas han pasado varias generaciones de holguineros, lo cual convierte a la institución en una referencia dentro de la enseñanza media en el oriente cubano en la formación de jóvenes.

Maribel Rodríguez Ricardo, artesana holguinera de 57 años y estudiante entre los años de 1977 y 1982, reconoce que el IPVCE significó una oportunidad única de superación y de esfuerzo para tener un futuro mejor.

En la vocacional, viví momentos inolvidables, hice amigos para toda la vida, impactó mi juventud de una manera positiva y dejé mi corazón en esas aulas, contó a la ACN la propietaria de la Casa del Jabón, novedoso emprendimiento dedicada a la fabricación de esos artículos de cosmetología.

A través de novedosos planes de estudio, las enseñanzas fidelistas y también martianas sobre la importancia de preparar a la juventud y proporcionarle herramientas de superación, se hacen presentes en el actuar cotidiano dentro de esa instalación.

Programas como concursos, olimpiadas del saber y la labor de los monitores afianzan el pensamiento y legado de Fidel, quien depositó en los noveles las esperanzas para hacer de la Mayor de las Antillas un país de hombres de ciencia.

La doctora Sara Liz Ricardo, subdirectora del Hospital Universitario Docente Vladimir Ilich Lenin, afirmó que la vocacional siempre será su casa y un eslabón fundamental en su formación, por la enseñanza técnica y la formación de valores.

Con agrado, esta profesional de las ciencias médicas guarda en su memoria los actos de fin de curso en la unidad 6 y la posibilidad de formar parte de la generación de “ipeveceros” que forman una gran familia donde quiera que estén, además de las gratas lecciones de un excelente claustro de profesores.

Las huellas del tiempo en la “José Martí”, tras épocas difíciles como el período especial, se revierten hoy con programas de inversiones para el mejoramiento de la infraestructura, los cuales devuelven el esplendor de antaño a la institución.

Para Roxana Rivero Ricardo, periodista del semanario ¡Ahora!, el período del 2006 al 2009, fue el mejor de sus años de estudio y regresar a esta escuela le devuelve las nostalgias.

El IPVCE José Martí siempre fue una motivación para esta joven, quien aseveró a la ACN que allí aprendió a superarse como persona, a ser más independiente, y a valorar la importancia del vínculo del estudio con el trabajo,

La vida en la beca no fue fácil, recordó, era la primera vez que estaba lejos de mi casa, pero tuve la oportunidad de conocer a muchachos de otros municipios, de vivir nuevas experiencias.

Aunque han pasado los años, el Instituto Prevocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) José Martí de Holguín continúa en los sueños de los egresados, quienes guardan en sus memorias el paso por esta institución como una etapa imprescindible en su formación como seres humanos.

Ubicada en las afueras de la ciudad de Holguín, específicamente en la carretera a Mayarí, la vocacional ensancha sus fronteras hacia centros de la producción, los servicios, fábricas, escuelas y hospitales, donde sus egresados continúan haciendo historia y acumulando méritos por la formación recibida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*