TRANSMITIMOS POR LAS FRECUENCIAS

99.5 | 107.9 FM

1140 | 1150 | 1160 KHZ AM

ESCUCHE AQU√ć LAS EMISORAS DEL SISTEMA RADIAL GRANMENSE

ūüĒä Federico Garc√≠a Lorca, el poeta de la vida (+ audio)

 

Era la madrugada del 17 al 18 de agosto de 1936. Cuatro prisioneros son llevados por los golpistas hasta la carretera que va de V√≠znar a Alfacar. All√≠ las balas hacen diana y tras el estruendo caen abatidos dejando una serena noche de verano. Podr√≠a ser una historia de tantas que se repitieron a lo largo de tres a√Īos de Guerra Civil, pero es el relato del asesinato en Granada del maestro Di√≥scoro Galindo, los banderilleros anarquistas Francisco Galad√≠n y Joaqu√≠n Arcollas, y de Federico Garc√≠a Lorca, el poeta espa√Īol m√°s celebrado del siglo XX y s√≠mbolo de todos los desaparecidos que todav√≠a hoy, 87 a√Īos despu√©s, permanecen en una fosa com√ļn.

Federico García Lorca es considerado el poeta que cantó a la muerte y sin embargo no llegó a temer la suya durante los primeros compases de la Guerra Civil. Tanto fue así que rechazó los ofrecimientos de México y Colombia para exiliarse. La idea de que era candidato a ser parte de un pelotón de fusilamiento no le rondó hasta unas semanas después del estallido del conflicto.

Lorca se trasladó a Granada a comienzos de aquel verano, a la Huerta de San Vicente en la que la familia pasaba los veranos. Pensaba que era un sitio seguro hasta que fue amenazado por afines al bando nacional. En ese momento buscó refugio en la casa de su amigo poeta y falangista Luis Rosales, hermano de José Rosales, destacado líder de Falange.

Sin embargo, una delaci√≥n provoc√≥ su traslado a la sede del Gobierno Civil. All√≠ pas√≥ las √ļltimas 48 horas de sus 38 a√Īos de vida. Un espacio de tiempo que los hermanos Rosales y Manuel de Falla intentaron aprovechar para convencer al Gobernador Civil, Jos√© Vald√©s, para que liberara a Federico. Pero este ten√≠a √≥rdenes claras desde Sevilla. El general Queipo de Llano le hab√≠a dado una premisa clara sobre lo que hab√≠a que hacer con Lorca: ‚ÄúDadle caf√©, dadle mucho caf√©‚ÄĚ.

La muerte de Garc√≠a Lorca es la herida a√ļn abierta de la Espa√Īa de nuestros d√≠as, que llora la desaparici√≥n de un genio universal. Sin ocultar su apoyo al Frente Popular y su defensa a los desfavorecidos, fue pasado por las armas en su Granada natal bajo la patra√Īa de ser un esp√≠a al servicio de Mosc√ļ. Pero lo cierto es que los verdaderos motivos se encontraban en que era acusado de ‚Äúmas√≥n‚ÄĚ, ‚Äúsocialista‚ÄĚ y de ejercer ‚Äúpr√°cticas de homosexualismo‚ÄĚ, seg√ļn un informe realizado por la polic√≠a en 1965 que reconoc√≠a al bando golpista como autor del asesinato. Adem√°s, a pesar de ser hijo de un se√Īorito, no era bien visto por la burgues√≠a granadina, a la que el poeta tach√≥ como la ‚Äúpeor de Espa√Īa‚ÄĚ. Tampoco ayud√≥ su estrecha amistad con el socialista Fernando de los R√≠os. Federico era una persona inc√≥moda para el bando nacional.

Lorca fue un poeta de sentido casi premonitorio y como si su historia ya estuviera decidida dejó escritos estos versos que todavía hoy siguen marcando su huella:

Ya no me encontraron. / ¬ŅNo me encontraron? / No. No me encontraron. / Pero se supo que la sexta luna huy√≥ torrente arriba, / y que el mar record√≥ ¬°de pronto! / los nombres de todos sus ahogados.

Aquel 19 de agosto los fusiles obviaron el estigma honorario del gran poeta, mor√≠a cerca de la acequia de Aynadamar, que en √°rabe significa fuente de las l√°grimas. L√°grimas que vierten todav√≠a, 87 a√Īos despu√©s, como grito contra la injusticia, el prejuicio y la discriminaci√≥n. A favor de la vida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*