El sueño de Carlos

A Carlos Castillo Mojena todos los caminos lo guiaron hasta la escuela de Instructores de Arte (EIA) Cacique Hatuey para estudiar música, manifestación de las artes que desde pequeño lo acompañó tan fuertemente que sabía formaría parte de su vida. Así lo confesó este joven veguitero que a los 31 años ya tiene múltiples logros bien merecidos y no pocas responsabilidades a diferentes niveles, entre ellas la presidencia de la Brigada José Martí en el municipio de Yara y recientemente un puesto en el Consejo Nacional.

¿Cómo llegas a este mundo musical y cuáles fueron tus primeros pasos?

“Yo siempre soñé con esto, mis inicios fueron desde la primera infancia porque tengo familiares que de forma autodidacta practicaban pero nada profesional, aunque siempre toda la melodía me llamo la atención. Por fin lo logré consolidar en la etapa de secundaria básica, ahí descubrí el proyecto La Fuente Inagotable dirigido por el consagrado instructor Hugo Morales a quien también agradezco mi primer acercamiento al mundo musical, allí me aportaron varios recursos y conocimientos para poder optar en noveno grado por la carrera de instructor de arte. Ellos fueron el impulso total aun cuando varios colegas y profesores me incitaban a la elección de otra carrera, pero yo siempre tuve claro lo quería estudiar.”

¿Carlos, por qué la música?

“Yo considero la música como algo esencial para expresar los sentimientos. Esas primeras etapas de festivales reparadores de sueños, de galas, de eventos de la canción infantil y de múltiples actividades a las que me vinculé fueron el impulso y el pretexto para poder comunicarme. Incluso compuse mi primera canción y abandoné la timidez. Ella logró despertar mi sensibilidad y que me abriera con las personas de una mejor manera”.

Los tres cursos en la escuela de instructores de arte fueron sin dudas una etapa importante y de aprendizaje pero ¿cuál ha sido el camino a seguir después de graduado?

“Bueno al concluir paso el servicio militar activo en la Habana y me incorporo a la vida laboral en el pre-pedagógico Veguita 6, actual Centro Mixto 30 de Noviembre donde todavía laboro, este era un centro de excelencia en la provincia y me obligó a superarme como instructor y como pedagogo. Allí crecí espiritual y profesionalmente. En ese mismo año ingresé a la universidad donde fui dotado de las herramientas y metodologías necesarias que debe tener un instructor como profesional del arte y la cultura”.

Los tiempos que corren son complejos para todas las profesiones, quizá un poco más para ustedes ¿Qué desafíos consideras tienen los instructores de arte en la actualidad?

“Yo creo que esto siempre está relacionado con los objetivos y funciones de nosotros desde que el comandante fundara el programa en 1961 hasta la brigada en el 2004. Instruir y educar al pueblo en temas artísticos y llegar hasta donde no pueden artistas profesionales y las instituciones culturales siempre ha sido, es y será un reto para nosotros, que la comunidad nos apoye y entregarles propuestas novedosas en tiempos donde las tecnologías roban espacios también se suma a la lista de desafíos”.

¿Qué es lo que más te gratifica?

“Poder interactuar con mis estudiantes y ver el resultado final con los aficionados, llevar a cabo coherentemente la presidencia de la Brigada José Martí de conjunto a mis labores en la escuela y apostar por que se vea mi trabajo concretado en una unidad artística y un grupo de creación, todo esto me llena de orgullo. Además cuando lo agradece la familia, la escuela y la comunidad es un premio invaluable”.

¿Y lo que más te disgusta?

“Bueno me incómoda sobremanera como se obstruye el trabajo de nosotros pues muchos creen erróneamente que la labor que realizamos no es importante y no observan que el instructor siempre trata de alegrar las vidas y los corazones. Esto ocurre muy a menudo en escuelas y comunidades, incluso se llega a comparar despectivamente nuestro trabajo con el resto de los educadores. Yo creo que sería bueno que en los próximos tiempos se vea nuestra labor reconocida y que exista un vínculo entre todos los sectores y organismos para apoyarnos, pues finalmente la misión fundamental es nutrir al pueblo de cultura y eso es tarea de todos”.

¿Estuviste varios años presidiendo la brigada José Martí en el municipio de Yara, qué significó para ti esta responsabilidad?

“La brigada para mi es una familia, el concepto de brigada está bastante claro; nos une y agrupa, también me ha hecho crecer profesionalmente porque la participación en eventos así como estar a cargo de otros profesionales preparados me obliga a superarme con exigencia. Nunca los he visto como su jefe, presidente o nada de eso, me siento su colega, soy un instructor más de la tropa y así me siento, pues para mí es un orgullo representarlos, acompañarlos y una gran responsabilidad servir de guía y ejemplo para ellos, esta creo yo, es la mejor manera de conducir”.

¿Cómo te ves en el futuro?

“Enseñando, sirviendo al arte y a la cultura de la mejor forma que sé. También quiero representar a nuestro pueblo en otras naciones, demostrar lo importante que somos para la sociedad y esto constituiría también un gran paso en mi superación. Estoy en espera de cumplir misión internacionalista y podré aportar todo lo que sé y cooperar en otras comunidades que tanto lo necesitan fuera de nuestra Cuba. Más allá de eso están maestrías, doctorados, en fin nunca parar de aprender”.

Todo profesor tiene entre sus deseos ser recordado, ¿cómo quisieras que te recordaran a ti?

“Como un instructor de arte, alguien que luchaba por representar a sus aficionados, por tener resultados en sus unidades artísticas y por educar. Todo más allá de los cargos y las responsabilidades. Sería bueno que la gente recordara a Carlos como ese joven humilde y sencillo que salió de la base y que amo, ama y amará la cultura que para mí lo es TODO y aunque parece muy amplio ese es mi mundo”.

Conversar con este joven es una tarea grata y su modestia le impide contarnos todos los resultados que atesora desde niveles municipales hasta provinciales, pero la lista es larga, entre ellos destacan los premios Escaramujo a nivel provincial, el que ofrece la dirección Provincial de Educación, las nominaciones por varios años al premio de la Ministra y se le otorgó la distinción por la Educación Cubana en el año 2020. Igualmente le fue concedida la condición 55 aniversario y 10mo congreso de la UJC y la distinción Jóvenes por la vida. Lauros que hablan por sí solos de su accionar diario y de su responsabilidad y amor infinito por la cultura cubana y su pueblo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*