Eduardo Abela, renovador de la pintura cubana

En Eduardo Abela cristalizaron las ideas de su gran amigo y mentor, Víctor Manuel García, que marcaron el trazo a seguir por los pintores modernos, y anti academicistas cubanos en su búsqueda de una identidad pictórica autóctona.

Ese ejercicio de búsqueda de nuevos horizontes creativos -y medios de expresión- favorecieron el inquieto talento de Eduardo Abela, quien alcanzó la fama primero en el dibujo, antes de ser considerado un pintor consagrado, renovador de la pintura moderna cubana.

Había nacido el dibujante en la villa de Ariguanabo (San Antonio de los Baños) un 3 de julio de 1889. Comenzó de torcedor de tabacos, como todos los muchachos pobres de la zona, pero alguien percibió en él una vocación de artista facilitando una modesta beca del Ayuntamiento que le permitió viajar a La Habana, conocer la Academia de San Alejandro y, no sin esfuerzos, matricular en ella.

En 1925 surgió el famosísimo Bobo de Abela, ilustre figura del humorismo satírico y caricaturesco nacional que recogía el sombrero desmejorado del viejo Liborio (obra de Ricardo de la Torriente), que había aparecido primero en La Lucha y luego en La Política Cómica.

El Bobo de Abela no fue un concepto hacia el cual ir, sino un ente en evolución, que por necesidad de expresión gráfica del artista, fue mostrando mayor compromiso con la realidad inmediata hasta convertirse en uno de los símbolos sociales más recordados contra la prórroga inconstitucional de poderes del Presidente Machado.

Si Liborio abrió el camino, el Bobo de Abela sublimó la caricatura política republicana. Marcando claramente el devenir de su creador, quien pese a sus grandes dotes de pintor sigue siendo recordado sobre todo por su personaje.

Los deseos por construir y crear un ecosistema nuevo para la realización de un lenguaje cubano en la pintura moderna, cercana a las vanguardias europeas, llevó a Abela y a Víctor Manuel -con el apoyo de otros pintores y del gobierno- a fundar la Escuela Libre de Escultura y Pintura (1938), que finalmente no pudo cristalizar sus buenos deseos y se diluyó ante la oposición frontal de Leopoldo Romañach y Armando García-Menocal, figuras representativas del cambio de siglo y vinculados a la Academia de San Alejandro.

Hasta 1942 estuvo alternando residencia en París y La Habana, pero en este año es enviado a México en labores diplomáticas y posteriormente realiza lo mismo en Guatemala. Tras su regreso a la isla se observa en las palabras de Rafael Suárez Solís «es el pintor cubano más definidamente evolutivo». Y fueron éstas premonitorias pues continua el aún joven y rebelde Eduardo Abela innovando con cuadros de menor formato.

En Abela su criollismo planteaba el problema de la cubanidad plástica no en plan de solución sino de jerarquía de hacer de nuestra pintura un «problema cubano, con elementos como «símbolo expresivo» si es que de veras aspiraban evitar la caída en el folclorismo intrascendente pues realidad, en arte, no podía ser otra cosa que creación verdadera apoyada en la vida cotidiana.

De este grande de la plástica cubana nos quedan sus ensayos abstractos (destacando El Caos-1950), donde en un ejercicio de revolución constante rompe algunos de los moldes que previamente se habían convertido en pilares de su obra. En el caso específico de Abela, encontraba que aquellos «símbolos de la cubanidad» estaban como remozados, reinterpretados, con una técnica que era una de las conquistas formales del pintor.

Según los críticos de arte la evolución constante le persiguió, prácticamente, hasta el fin. Si su vida fue una revelación constante, su muerte, como toda desaparición física de una leyenda, fue un puñal que nos recuerda lo fugaz que es la materia. Pero queda intacto a través de su obra transcendental y vida cargada de compromiso y arte. Valores que Cuba recuerda este 9 de noviembre a 57 años de su muerte.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*