Desmovilización de campamento contra asunción de Lula en Brasil

Brasilia-. Manifestantes adeptos del mandatario Jair Bolsonaro continuarán abandonando hoy el campamento frente al Cuartel General en esta capital tras dos meses de movimiento contra la asunción del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Citado por el portal Metrópoles, el Centro de Comunicación Social del Ejército confirmó el desarme de tiendas, de forma espontánea.

Integrantes del Comando Militar del Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo, auxilian en el desmantelamiento de las estructuras que fueron abandonadas en el área del Sector Militar Urbano, según el reporte del Ejército.

Lo anterior, para mejorar «la circulación y seguridad del lugar».

El Ejército precisa que todas las acciones son conducidas en estrecha coordinación con los órganos del Gobierno del Distrito Federal (GDF), con los cuales se mantiene permanente integración.

La fuerza se comprometió con el GDF a desmontar el campamento hasta el 1 de enero, cuando Lula tomará la posesión en Planalto.

El equipo de transición del Gobierno federal quiere la desmovilización de los manifestantes en los próximos días por cuestiones de seguridad.

Como interlocutor del GDF con la transición fue nombrado el jefe de la Casa Civil del Distrito Federal (DF), Gustavo Rocha.

Partidarios radicales de Bolsonaro comenzaron a reunirse frente a unidades del Ejército el 30 de octubre en Brasilia y otras capitales, poco después del resultado de la segunda vuelta de sufragio que dio a Lula como victorioso en la disputa por el poder.

La seguridad es una de las preocupaciones de los miembros del staff de transición del gobierno, especialmente después del caso de George Washington de Oliveira Sousa, incondicional del exmilitar y detenido por terrorismo el 24 de diciembre.

El criminal confesó ser el responsable de un artefacto explosivo que pretendía usar en una zona del aeropuerto internacional de Brasilia para intentar activar la orden de Estado de Sitio en el país e impedir la investidura de Lula.

Con el empresario bolsonarista (seguidor del excapitán del Ejército), también fueron decomisadas armas y municiones en situación irregular.

La Policía Federal comunicó que más de mil agentes actuarán en la seguridad de la toma de posesión, en la que se espera la asistencia de unas 300 mil personas, teniendo en cuenta los diferentes programas culturales previstos en la Explanada de los Ministerios.

Recientemente, después de reunirse con el gobernador del DF, Ibaneis Rocha, y con su policía, el futuro ministro de Justicia, Flávio Dino, afirmó que la hoja de ruta de la posesión se mantiene.

Precisó asimismo que pequeños grupos terroristas y extremistas no van a obstruir el desempeño de las instituciones de la democracia brasileña.

«Todas las personas que vendrán a la toma de posesión participarán en un evento en paz y regresarán a sus hogares en paz», subrayó.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*