Condenan en Cuba vestigios de racismo y colonialismo cultural

La Habana-. La Comisión Aponte, adscrita a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, condenó hoy aquí las recientes expresiones de colonialismo cultural y racismo en la nación caribeña.

El racismo, aunque históricamente presente en los cuatro siglos coloniales y los 60 años de neocolonia, no es compatible con el proyecto de nación que iniciamos en 1868 ni con nuestra esencia mestiza, reafirmó en su pronunciamiento oficial la Comisión, abanderada de la lucha contra ese flagelo en el país.

La agrupación integrada por expertos e intelectuales de todo el país rechazó los hechos éticamente detestables acontecidos como parte de las festividades de Hallowen reportados en la oriental ciudad de Holguín, al tiempo que exigió se cumplan las responsabilidades penales en ese acto violatorio del derecho de igualdad.

Asimismo, instó a que «no copiemos al calco y a la fuerza, una festividad que no forma parte de nuestra idiosincrasia. Del norte anglosajón nos llegaron muchos aportes culturales que asimilamos y transculturamos a nuestra manera.»

No se debe mezclar una festividad, sea cual fuera su origen, con el odio racial. Halloween, aunque no nuestra, no es una tradición racista y es un acto de lesa cultura, empañarla con una felonía como la ocurrida, subrayó en la declaratoria.

En los últimos 63 años de nuestra evolución histórica construimos una nueva sociedad, que pretende un hombre y una mujer nuevos y el socialismo es incongruente con el racismo y con cualquier forma de discriminación, añadió.

Igualmente, reconoció las manifestaciones musicales de alto valor que nos identifican como nación como el jazz latino y su versión cubana, «que no surgió en Nueva Orleans sino en nuestros salones. Cultivamos el filin que no es exactamente el feeling. Tenemos un Rap cubano y una cultura Hip Hop no copiada de Nueva York, sino nacida del sentimiento de nuestros barrios.»

Desde 2019 el Gobierno cubano aprobó el Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminación Racial, el cual refleja su voluntad política y compromiso con la construcción de una sociedad cada vez más justa e inclusiva.

Este plan es ejecutado por una Comisión Gubernamental encabezada por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y en el mismo están implicados 18 organismos de la administración central del Estado e igual número de organizaciones de la sociedad civil.

Uno de sus principales objetivos es la valoración de los factores históricos, económicos, estéticos, políticos, sociales, psicológicos y culturales que propician la presencia en la sociedad cubana de prácticas de discriminación racial, así como las fortalezas y oportunidades para su enfrentamiento y definitiva eliminación.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*