Comienza la construcción del mayor radiotelescopio del mundo luego de 30 años de preparación

Después de tres décadas de preparativos y un año y medio de trabajo previo, finalmente comenzó la construcción del radiotelescopio internacional intergubernamental del proyecto Square Kilometer Array Observatory (SKAO).

El futuro radiotelescopio, que se convertirá en el mayor del mundo, estará constituido por una matriz de antenas dipolo ubicada en Australia Occidental, denominada SKA-Low (baja frecuencia), y otra matriz de antenas parabólicas en el desierto de Karoo, Sudáfrica, denominada SKA-Mid (frecuencia media). Los contratos de construcción de ambas instalaciones superan los 1.250 millones de euros, se detalla en un comunicado.

El director general del proyecto, el profesor Philip Diamond, viajó a Australia para la ceremonia de inicio de la construcción del complejo, mientras que la presidenta del consejo, la Dra. Catherine Cesarsky, asistió al evento paralelo en Sudáfrica.

“El proyecto SKA lleva muchos años en desarrollo. Hoy nos reunimos aquí para marcar otro capítulo importante en este viaje de 30 años que hemos realizado juntos. Un viaje para entregar el instrumento científico más grande del mundo. Después de 18 meses de intensas actividades en todo el mundo, estamos comenzando la construcción de los telescopios SKA”, dijo la Dra. Cesarsky en su discurso.

Descripción del proyecto

SKA-Low tendrá 131.072 antenas dipolo para escuchar las ondas de radio de frecuencias entre 50 y 350 MHz emitidas por objetos en el universo más distante. Por su parte, la matriz SKA-Mid en Karoo escaneará el cielo en busca de fuentes de ondas de radio en el rango de frecuencia media de 350 MHz a 15,4 GHz, utilizando 197 platos, cada uno de 15 metros de diámetro.

Las ondas de radio, que tienen longitudes de onda mucho más largas que la luz visible, penetran a través del polvo y los escombros, permitiendo a los astrónomos observar regiones del espacio que están ocultas para otros tipos de observatorios. Los núcleos SKA se están construyendo en el hemisferio sur, donde la vista de la Vía Láctea es la mejor y la interferencia de radio es la mínima.

Gracias a su gran tamaño, la infraestructura combinada de SKAO será extraordinariamente sensible, lo que permitirá a los científicos detectar señales de objetos en los confines del universo, cuya luz ha viajado hasta nosotros durante tanto tiempo que podemos verlos como se veían poco después del Big Bang.

Los telescopios, que tendrán un área total de captación de un kilómetro cuadrado, como su nombre indica, estarán terminados a finales de esta década, pero los astrónomos esperan poder empezar a utilizar algunas de las antenas tan pronto como finalice su construcción. Los primeros cuatro platos SKA-Mid y seis estaciones SKA-Low podrán trabajar juntos como un solo telescopio, que servirá a los investigadores durante al menos 50 años.

Los acuerdos firmados en Australia sobre el Uso de la Tierra Indígena garantizan que el patrimonio cultural de los nativos Wajarri Yamaji, en cuyo territorio se levantará la instalación, permanecerá protegido y que recibirán beneficios sostenibles e intergeneracionales.

En reconocimiento del acuerdo, los Wajarri le dieron al sitio el nombre tradicional ‘Inyarrimanha Ilgari Bundara’, que significa ‘compartir el cielo y las estrellas’. “Queremos ser buenos vecinos para todas las partes interesadas locales donde se encuentra nuestra infraestructura”, dijo el profesor Diamond.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*