Código de las Familias, una ley que busca la felicidad

A pocos días de que el nuevo Código de las Familias se lleve a Referendo Popular en Cuba, una cuenta regresiva llena de esperanzas por un país mejor y más inclusivo se observa en las redes sociales de la iniciativa El Código Sí Suena.

Desde las plataformas digitales este proyecto llama a votar por el Sí para que el trabajo en el hogar sea compartido, los cuidados sean remunerados, los padres y las madres tengan las mismas responsabilidades, y que a quienes no pueden tener hijos también les sea posible maternar.

Apoyan la ley por el bienestar de los abuelos y los niños, para que las madres y padres afectivos tengan derechos, no se sostengan estereotipos de género, se enseñe a no discriminar, y todos formen un hogar con quien quieran, en un ambiente familiar armónico y libre de violencia.

“Amor es amor, apaga tus prejuicios”, enuncia uno de los muchos carteles de lo que ya constituye una campaña con más de siete mil seguidores.

La periodista Yuliet Pérez Calaña, conocida como La Yuli de Cuba, es una de sus promotoras, y conversó en exclusiva con la Agencia Cubana de Noticias (ACN) sobre esta interesante idea que en el comienzo se concibió como un audiolibro.

“Nos dimos cuenta en los debates en torno al Código, sobre todo en las redes sociales, de que existía mucho desconocimiento y tergiversación del texto, que es muy largo y tiene un lenguaje jurídico complejo. Pensamos entonces en la manera de hacerlo digerible para las personas y llevarlo a un formato más amigable como el audio, que se pudiera escuchar en una guagua, mientras se cocinaba o limpiaba en la casa: así nace la idea del audiolibro”, comentó La Yuli.

“Lanzamos una convocatoria en mis redes sociales para todos los que quisieran ponerle voz, sin ningún requisito de edad, sexo, género u orientación sexual, solo debían ser cubanos, vivieran o no en Cuba, y tener una buena dicción, para que fuera entendible”, añadió.

Al llamado, para su sorpresa, respondieron muchísimos interesados, entre ellos profesionales de la radio y la televisión, para un total de 51 voces, número simbólico por representar lo que se necesita para la aprobación de la normativa: el 50 por ciento más un voto.

“La diversidad de quienes participaron en el audiolibro refleja lo que defiende el Código: dejar a un lado las diferencias para luchar por el humanismo y el derecho de cada persona a llevar una vida plena con todas las garantías”, aseguró la reportera del municipio especial Isla de la Juventud.

Luego se organizaron por un grupo de WhatsApp, distribuyeron el documento por fragmentos, grabaron (cada cual según sus posibilidades), y Claudio Peláez Sordo, otro de sus organizadores, se encargó de la edición y la posproducción.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*