Actuación adecuada de fuerzas de Cuba en accidente en Bahía Honda

La Habana-. Expertos afirmaron hoy que en la colisión ocurrida el pasado 28 de octubre entre una lancha rápida procedente de Estados Unidos y una unidad de superficie de Tropas Guardafronteras de Cuba no hubo acciones invasivas ni agresivas sobre la embarcación infractora.

El coronel del Ministerio del Interior Víctor Álvarez, segundo jefe del órgano Especializado de la dirección de investigación criminal de ese cuerpo, ratificó en una comparecencia televisiva que los procedimientos que empleó la tripulación de la nave cubana estuvieron determinados por la necesidad de evitar la colisión con la lancha que realizaba el tráfico de personas.

Las evidencias obtenidas del incidente ocurrido en Bahía Honda, provincia de Artemisa en el occidente del país, no muestran que hubiese acciones deliberadas o de un impacto intencionado, sostuvo el oficial, quien ofreció explicaciones a partir de la investigación.

Investigación revela causas de lamentable accidente marítimo

Investigaciones dadas a conocer hoy evidencian que la unidad de superficie de Tropas Guardafronteras de Cuba hizo todo lo posible por evitar la colisión con una lancha rápida procedente de Estados Unidos el pasado 28 de octubre.

El análisis de los expertos y las evidencias demuestran que el lamentable incidente, en el cual perdieron la vida varias personas incluida una menor de edad, no se debió a acciones invasivas ni agresivas sobre la embarcación infractora, señaló el coronel del Ministerio del Interior Víctor Álvarez.

En comparecencia televisiva, el segundo jefe del Órgano especializado de la Dirección de investigación criminal de ese cuerpo explicó el accidente, ocurrido en la zona de Bahía Honda, provincia de Artemisa (occidente), como resultado de una operación de tráfico de personas organizada desde el territorio norteamericano de Miami.

Precisó que quienes iban al frente de la embarcación, uno perdió la vida y otro se encuentra detenido, y detalló que la nave empleada para dicho propósito había sufrido transformaciones estructurales.

Fue diseñada para el paseo de seis personas, detalló, y al adaptarla para el traslado ilegal perdió características que le dan seguridad, además de que en ella viajaban en el momento del hundimiento 26 ciudadanos.

La oscuridad de la noche, las marejadas y la actuación al ser descubierta la lancha infractora por la unidad guardafrontera, determinaron el incidente.

De acuerdo con Álvarez, el navegante de la embarcación pirata, en lugar de detenerse dio potencia a sus motores y giró bruscamente a la derecha frente al otro navío, con la finalidad de evadir la identificación.

En ese momento se produjo un golpe, parecido al golpe de motor, el cual fue percibido por todos los viajeros, de acuerdo con los testimonios.

A pesar de ello, volvió a dar potencia a los motores, aun cuando las personas le pedían que bajara la velocidad, relató el oficial del Ministerio del Interior.

Las investigaciones periciales determinaron que a partir de ese instante la lancha infractora entró en un estado de ingobernabilidad, lo cual sentían los que estaban en ella y que, a la altura de 1,8 millas, provocó que girara bruscamente a la izquierda y se interpusiera en el tránsito de la embarcación de guardafronteras.

Los procedimientos que empleó la tripulación de la unidad de superficie cubana estuvieron determinados por la necesidad de evitar la colisión con la lancha que realizaba el tráfico de personas, aseguró Álvarez.

No hay ninguna otra evidencia de que la nave guardafronteras impactara a la lancha por otro lugar o la embistiera, como se ha tergiversado en varios medios de prensa.

No hubo acciones invasivas ni agresivas sobre la lacha infractora, enfatizó.

Explican incidente de tráfico de personas

Especialistas del Ministerio del Interior de Cuba informaron hoy detalles pormenorizados sobre un incidente de tráfico de personas y la colisión entre una lancha procedente de Estados Unidos y una unidad de superficie de las Tropas Guardafronteras.

Los expertos, entrevistados durante un programa televisivo especial, recordaron que, en el esclarecimiento del suceso ocurrido el 28 de octubre último en la localidad de Bahía Honda, occidental provincia de Artemisa, intervino la técnica criminalística y su primer objeto de análisis fue la embarcación infractora.

De acuerdo con el teniente coronel Libán Rodríguez, primer perito del Minint, las fuerzas de rescate y salvamento acudieron al lugar, realizaron filmaciones en video y trasladaron la lancha hasta el sitio donde fue inspeccionada, y aclaró el cumplimiento de la cadena de guarda y custodia de las huellas.

El técnico mencionó además las modificaciones realizadas al bote modelo Concorde, construido en 1989 y con motor intraborda, entre ellas, el desmonte de la cubierta original y la construcción de otra por debajo de la línea de flotación, lo cual debilitó la estructura.

También extendieron la popa, le retiraron su motor de fábrica y le acoplaron dos motores fuera de borda, con 200 caballos de fuerza cada uno, “un incremento sustancial de la potencia, un mayor consumo de combustible y rendimiento”.

Todo ello, argumentó Rodríguez, para aumentar la capacidad de carga fuera de los parámetros para la cual fue diseñada y buscar el acrecentamiento de la velocidad de navegación.

“Asociado a este evento apreciamos una sola huella trasológica en la lancha infractora, reflejada en un daño en la parte izquierda de la embarcación, la zona de babor. Se observa una grieta en un área de alrededor de 15 centímetros de la parte externa del casco”, aseguró.

Si el impacto hubiera sido de frente, en un ángulo de 90 grados, argumentó el teniente coronel, no estuviera presente la abertura, sino “la ausencia total de todo el material que compone esa área, apareciera un cráter, y las características reflejadas del objeto que lo produjo”.

En el caso de la lancha de Tropas Guardafronteras, también objeto de investigación, exhibe huellas lineales, pérdida del material, sin la permanencia de huellas volumétricas o de deformación.

Durante la explicación sobre ese hecho, donde murieron siete personas, intervinieron asimismo autoridades y especialistas de la Asociación Marítima de Cuba.

Fiscalía cubana vela por garantías de imputados por trata de personas

Autoridades cubanas ratificaron hoy que la Fiscalía General de la República ejerció el control de la investigación sobre una operación de tráfico de personas que provocó siete fallecidos el pasado 28 de octubre.

Durante una comparecencia en la televisión cubana el coronel del Ministerio del Interior Víctor Álvarez, segundo jefe del órgano Especializado de la dirección de investigación criminal de ese cuerpo, dijo que se veló por el cumplimiento de las garantías procesales de los imputados en el hecho.

Añadió que la investigación penal se encuentra en fase adelantada para su conclusión y ya se radicó un expediente en fase preparatoria para aplicar lo establecido en la ley cubana para este tipo de delitos.

Álvarez señaló que además del esclarecimiento de los hechos, la investigación permitió identificar los integrantes de la red de tráfico de personas implicada en el hecho, compuesta por residentes en Estados Unidos, con antecedentes penales en Cuba relacionados con la trata de personas.

Durante el programa especial se transmitió el testimonio de uno de los imputados, Luis Manuel Borges, residente en Estados Unidos, quien se encontraba al volante de la embarcación en el momento que se produce el accidente y su hundimiento.

Borges escapó del lugar a nado, llegó a la costa cubana y se escondió en las montañas hasta que fue detenido por las autoridades mientras planeaba otra salida ilegal por la misma zona de Bahía Honda.

En sus palabras, el imputado reconoció que un desperfecto en los motores de su embarcación provocó que durante la persecución hiciera un giro brusco a la izquierda, momento en el que se produjo un golpe con la lancha guardafrontera.

Borges, quien ya tenía una acusación en ausencia por la organización de una operación de tráfico de personas desde Cuba, subrayó que la persecución marítima se desarrollaba como en cualquier parte del mundo, pero el desperfecto en el motor de su bote provocó que se atravesara en el camino de la embarcación de las autoridades cubanas.

Confirman violaciones de lancha siniestrada

La lancha procedente de Estados Unidos siniestrada en aguas de Cuba en un intento de salida ilegal el 28 de octubre último violó estatutos internacionales y puso en peligro la vida de los pasajeros, dijeron hoy expertos.

A juicio del jefe del Departamento de Seguridad para la Navegación de la Administración Marítima del Ministerio de Transporte de Cuba, Juan Manuel Jiménez, la acción de tráfico de personas, con un saldo de siete víctimas fatales incluido un menor, violó la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Sin embargo, fue peor el riesgo para las vidas a bordo pues ninguno llevaba adosado los chalecos salvavidas y apagaron las luces y el sistema GPS para evadir a las Tropas Guardafronteras que los detectaron al norte de Bahía Honda, provincia de Artemisa, en el occidente del país.

Ambas embarcaciones colisionaron cuando la infractora trataba de alejarse y sus sistemas fallaron, provocando un estado de ingobernabilidad, detallaron especialistas del Ministerio del Interior que investigaron el caso.

En la lancha siniestrada se encontraron 16 chalecos para 26 pasajeros que no fueron usados, y no existía este tipo de protección para el menor, insistió Jiménez en un programa especial de la televisión cubana.

Por su parte, el especialista superior de la Administración Marítima de Cuba del Ministerio de Transporte, Jesús Pérez, aseguró que la unidad guardafronteras hizo todo lo posible por evitar la colisión.

Conozco casos con impactos similares donde el destrozo es enorme a causa del choque entre dos embarcaciones, dijo.

En este caso es admirable la velocidad con la que el capitán de la unidad de Tropas Guardafronteras maniobró para evitar colisionar con mayor fuerza a la embarcación infractora.

Expertos del Ministerio del Interior presentaron evidencias en televisión nacional que apuntan a que la colisión no se debió a acciones invasivas ni agresivas sobre la embarcación infractora.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*