Vivir el atractivo natural de Guamá en Cuba

La Habana-. El complejo recreativo Guamá, de la Ciénaga de Zapata (occidental provincia de Matanzas), constituye un escenario turístico emblemático de Cuba, sobre todo teniendo en cuenta que surgió en una zona muy apartada y pobre del país.

Sin embargo, lo más curioso para el visitante resulta un paseo por canales hacia el centro turístico propiamente, o de alojamiento, donde varias isletas tienen las cabañas sobre pontones, en medio del agua.

Y toda esa vida, colorido y recuerdos nos lo trae en estos momentos un paseo por el lugar, que por demás está en perenne reparación y remozamiento.

Los guías locales son entusiastas de los viajes de cara a la naturaleza, y tienen sobre sus hombros la responsabilidad de verificar el impulso cotidiano a esos parajes en la Ciénaga de Zapata, que para algunos expertos constituye el mayor humedal del Caribe.

Un criadero de cocodrilos, el viaje en lancha, un hotel sobre pontones, caminos de madera para permitir el acceso por sitios cenagosos y varias esculturas de aborígenes en sus faenas de aquellos momentos otorgan un toque de distinción perfecto.

CON MUCHO QUE VER Y ENTENDER

En Guamá este periodista apreció la presencia de viajeros sobre todo de Alemania y el Reino Unido, interesados en tener un contacto directo con la naturaleza cubana.

Ese escenario exhibe detalles sumamente interesantes. De acuerdo con las estructuras que en Cuba se llaman de Perfeccionamiento Empresarial, allí aparece una Unidad de Base ubicada en Boca de Guamá, lo que es igual a una mediana empresa para el turismo.

Esta empresa pertenece a su vez a una mayor que radica en la dirección de la Ciénaga como tal, y los productos turísticos se comercializan mediante el Grupo Cubanacán, uno de los más importantes en este país en la industria del ocio.

Boca de Guamá es el embarcadero desde donde partir para un paseo o varios por los canales y laguna que conducen al alojamiento del mismo nombre aborigen. Pero en ese punto aparece un complejo de servicios a los viajeros, con área extrahotelera, restaurante, embarcadero, criadero de cocodrilos y un ranchón para almuerzos.

De todos esos pasatiempos, el más demandado es la visita al criadero de cocodrilos, un área muy bien conservada y en desarrollo.

Debe tenerse en cuenta que toda esta zona, la ciénaga, tiene reconocimientos internacionales por su conservación medioambiental, como es el caso de Reserva de la Biosfera y Sitio Ramsar.

Cuando el turista llega al criadero enfrenta tres etapas: una para interactuar con animales pequeños, verlos y apreciar distintas especies como es el caso de la jicotea o la iguana; esta última, comentan los guías, no es propia del lugar pero fue introducida y se adaptó de manera muy satisfactoria, sin interferir con el equilibrio biológico de la zona.

La segunda etapa es histórica y social, pues se muestra un área dedicada a los carboneros, ya que esta región fue muy pobre, de personas dedicadas a fabricar carbón (aún se produce), y diversos hornos permiten al viajero conocer dicho oficio.

Y la tercera y última etapa se trata de una excursión a donde se encuentran los cocodrilos, con especies como el Rombifer cubano, endémico de la ciénaga, y ver un criadero con diferentes partes, donde se pueden apreciar animales recién nacidos y otros de hasta 40 años.

La comida criolla y tradicional se da la mano con platillos de la llamada cocina internacional, una manera de poder satisfacer a los clientes llegados desde varias partes del mundo.

NATURALEZA, HISTORIA Y TRADICIONES

Pero lo más interesante es ver la Aldea Taina (nombre de un grupo aborigen encontrado por los españoles al llegar a Cuba). Se trata de una excursión que permite apreciar vívidas estatuas, en las posiciones de indígenas cazando, pescando o en actividades diversas de su momento.

Además, un grupo de jóvenes simulando esos aborígenes, realizan bailes de aquella época, en viviendas del tipo de las que usaban los originarios cienagueros.

Este complejo turístico surgió hace más de 50 años por idea del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro (1926-2016), y de la heroína Celia Sánchez (1920-1980), y las 26 esculturas fueron el resultado creativo de la artista Rita Longa (1912-2000)

En la actualidad el complejo se encuentra en un proceso de inversión y mantenimiento de sus pasarelas y el hotel, con la recuperación del muro de contención para las lanchas y algunos pasos y puestos (tener en cuenta las características del lugar).

El hotel propiamente cuenta con 36 habitaciones estándar de guano y madera con pilotes, y todas las comodidades, con acceso mediante puentes y caminos, o por botes y bicicletas acuáticas, lo que otorga un encanto particular.

Por la zona organizan excursiones en el día y la noche para apreciar la fauna del lugar y transitar por sus 20 canales. El hotel se encuentra en 12 islas que abarcan más de 10 mil metros cúbicos, todas artificiales con seis áreas de hotel (restaurante y piscina).

Todas esas áreas se comunican mediante puentes y existe una habitación diferente diseñada para Lunas de Miel. Cada habitación, por demás, tiene el nombre de algún tipo de aborigen como Abel, el cazador de cocodrilos.

Un lugar verdaderamente maravilloso que muchas personas gustan de visitar más de una vez, iniciativa sumamente necesaria y relevante en cuanto al vínculo de naturaleza, historia y tradiciones.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*