Ponderan atención a la salud sexual y reproductiva en Cuba

La Habana-. La experiencia del sistema de salud cubano, universal y gratuito, que pone énfasis en la atención primaria e incluye el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva para todas las personas, es una experiencia relevante para los países de la región, aseguró hoy la doctora Natalia Kanem, directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Durante una conferencia en el marco de la IV Convención Internacional Cuba-Salud 2022, la doctora destacó el empeño de Cuba por impulsar la planificación familiar, la prevención de embarazos en la adolescencia e infecciones de transmisión sexual, así como la capacitación de los jóvenes en torno a estos temas.

Los servicios de salud reproductiva salvan vidas, y en tiempos de crisis adquieren una importancia mayor, señaló la también secretaria general adjunta de las Naciones Unidas.

En el evento, que sesiona desde el último lunes en el Palacio de las Convenciones de La Habana, insistió en la necesidad de fomentar la asesoría y el empoderamiento de las mujeres y las niñas sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

Con vistas al 2030, y en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se trabaja por lograr cero muertes maternas, eliminar la violencia de género contra las mujeres, así como los matrimonios infantiles, acotó Kanem.

Destacó como prioridades llegar a personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y comunidades más rezagadas, evitar la discriminación, el racismo y la violencia institucional.

La doctora también se refirió al impacto de la COVID-19 en las mujeres, al desencadenar una profundización de las desigualdades y vulnerabilidades ya existentes.

Durante este periodo pandémico aumentó la mortalidad materna e infantil, explicó, escenario que se agudizó más en América Latina y el Caribe.

El 15 de noviembre el mundo llegará a ocho mil millones de habitantes, cifra que refleja los significativos progresos que hemos logrado, por lo que es momento de analizar los retos a superar, acotó.

Al decir de Kanem, necesitamos una salud de calidad e inclusiva, que permita recopilar y analizar información para que los gobiernos puedan planificarse ante posibles crisis y no abandonen el cuidado de la salud sexual y reproductiva de sus poblaciones.

Tenemos muchos desafíos por delante en materia de salud sexual y reproductiva, pero confío en que esta Convención será un espacio donde unamos esfuerzos para aprender de nuestras experiencias y desarrollarnos de forma más creativa en pos del bienestar de todas las personas, destacó.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*