Pancho Amat, un maestro sonero cargado de cubanía

Santo Domingo-. Conversar con Leonel Francisco Amat, conocido en el mundo artístico como Pancho Amat, además de ser una clase de Son y Tres, es adentrarse en la vida de un hombre con gran dosis de pueblo y cubanía.

Prensa Latina conversó en exclusiva con el ilustre artista a raíz de su participación en el X Festival Folklórico de Santo Domingo Este, en la República Dominicana, donde el cubano con parte de su grupo, fue una de las principales atracciones.

A Pancho Amat lo ligan a este país fuertes lazos de amistad, profesionales y el no menos importante, el familiar, pues su esposa de hace cerca de 18 años es la antropóloga dominicana Teodora Hoz.

La conversación con el maestro comenzó con una valoración de su participación en el mencionado Festival, para el cual solo tuvo palabras de elogio pues “todo evento hecho a favor de subrayar y desempolvar tradiciones y raíces, bienvenido sea”.

Además, precisó que fortalecer la dominicanidad es reforzar la cultura del Caribe, porque en los inicios todos fuimos lo mismo.

Amat detalló a la agencia de noticias sus vínculos profesionales con esta nación y los catalogó de larga data, mencionó sus contactos con el cantautor dominicano Víctor Víctor y la cantante de este país Sonia Silvestre.

Apuntó que vino en varias ocasiones a esta tierra para hacer discos con Víctor y participar en importantes eventos. Se remontó al 2006 cuando participó en un Congreso en Santiago de los Caballeros dedicado al Son, el cual vino después de uno dedicado al Merengue en 2004.

En aquel cónclave, dijo, “los homenajeados fueron Johnny Pacheco, Chucho Valdés y yo; antes vine con Sara González y el Cabildo del Son (su grupo musical)” y así poco a poco conoció personas e hizo contactos y en estos momentos “para mí tocar aquí es como hacerlo en Guantánamo”.

Y agregó que en Dominicana existe una gran conexión con la trova cubana. “Recordemos que Sindo Garay vino a este país como artista de circo y de paso cantaba, y se radicó en Puerto Plata, coincidiendo aquí con el momento en el cual el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, vino a encontrarse con el Generalísimo Máximo Gómez”.

Enfatizó que según Garay, él fue el único cubano con la dicha de haber dado la mano a Martí y al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro; al primero en Dajabón, en 1895 y al segundo cuando tenía 94 años.

A esta altura de la conversación, el destacado músico, refiriéndose a los vínculos musicales entre Cuba y Dominicana, explicó cómo en ocasiones existe confusión en cuanto al origen de los ritmos de estas naciones, y puso el ejemplo de la Criolla, para muchos cubana, sin embargo, no es así, el ritmo es dominicano.

La confusión con la Criolla viene porque ese ritmo fue sostén de muchas letras patrióticas de la época que dieron brillantez a la cubanía, pero es de este país, aclaró.

LABOR ACTUAL

Llegado el momento concentramos el fructífero diálogo con el famoso tresero en su trabajo actual, y cómo lo desarrolla en las especiales circunstancias que vive ahora su querida patria.

“Después que salimos de la pandemia de Covid-19 la vida en Cuba nos cambió, pues a ese crítico momento se sumaron las 243 medidas impuestas por el expresidente estadounidense Donald Trump para recrudecer el bloqueo a la isla con las consecuencias económicas propias de todo ello y por supuesto, eso afectó a los artistas”.

Por ello, sostuvo, el momento nos llevó a pensar en hacer cosas nuevas, pues aunque había un camino trillado, la nueva situación económica y el cese temporal de casi todas las actividades culturales, hizo que rediseñáramos la vida.

Ahora, explicó, seguimos trabajando con el grupo pero presentándonos en las comunidades distantes del país que bien necesitadas están de esa bocanada de cultura y “así nos apegamos más a la realidad”.

Tenemos que llevar el arte a nuestros campesinos, ellos no tienen condiciones de salir a las cabeceras municipales o provinciales para disfrutar de los artistas de su preferencia, planteó.

De ahí que llegamos con nuestra música a los más dolidos y necesitados, y puso el ejemplo de sus presentaciones a los afectados de la aún recordada explosión en el Hotel Saratoga, y recientemente en Pinar del Río, en aquellos lugares por donde pasó el devastador ciclón Ian.

EL FUTURO DEL TRES

Finalizando el encuentro de Prensa Latina con esa gloria de la música cubana, caímos en el importante y necesario tema del relevo generacional que ocurre en todos los sectores de la sociedad y la música no es la excepción.

Con su elocuencia y sabiduría, propia de quien toca el Tres como un piano y lleva en su interior aquello de que el Son es lo más sublime para el alma divertir, nos manifestó: “En Cuba tenemos muchos treseros buenos, yo nunca he visto tantos como ahora”.

Cuando yo empecé, nos narró, estaban los insignes que eran maduros, pero a los jóvenes no les interesaba el instrumento de pocas cuerdas porque siempre fue acompañante y la gente quería y quiere ser solista.

En los inicios de la Nueva Trova, por allá el año 1972, Noel Nicola, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Sara González hacían sus grabaciones y me llamaban para que yo tocara, después cuando Compay Segundo pasó lo mismo, hicimos los Festivales del Son y pasó igual, lo cual hizo ver en los más jóvenes el protagonismo del instrumento.

También, cuando el Período Especial en Cuba dejaron de entrar guitarras e instrumentos, la gente vio en el Tres algo idóneo para el momento.

Pero yo me siento feliz de ser el tránsito entre la vieja escuela de nuestro instrumento y la nueva forma de tocar donde este se conecta con la trova, con la música bailable más contemporánea, con el filin, el jazz, en fin, sale de su ambiente sonero.

Por último, el músico que colaboró con Óscar D’León, Papo Lucca, Cesária Évora, Ry Cooder, The Chieftains, Yomo Toro, John Parsons, Mongo Santamaría, Andy Montañez, Giovanni Hidalgo, Dave Valentín, Alfredo de la Fe y Víctor Jara, y fundó en 1971 el Grupo Manguaré, basando su composición artística en la música clásica, el jazz, sinfónico y aires trovadorescos, sentenció: El futuro del Tres está asegurado.

La despedida de Don Pancho, como dicen por acá, no fue un adiós sino un hasta pronto para continuar nutriéndonos de la savia de personas que como él representan por todo lo alto a la cultura cubana.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*