Las luces de Manuel

Manzanillo, Granma.- Llegué hasta él cuando mí pequeño Jorgito comenzaba las primeras andanzas entre números y letras.

Al observarlo impone respeto, no solo desde la estatura física: impresiona más, y es mejor, la altura de la seriedad y la entrega, el ejemplo, la responsabilidad y exigencia a una labor que es “de infinito amor.”

Las cualidades que menciona el reportero las escuché mencionar a un grupo de maestros del seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, que bajo su tutela ocupó cintillos destacados en la prensa local.

Manuel Leyva Verdecia comenzó a escribir los renglones de su expediente como maestro hace 25 años, cuando se licenció en Educación Primaria.

Hoy es Máster en Ciencias de la #Educación y se encanta de hablar de los inicios, de recibir cada nuevo curso escolar, de la felicidad de los niños y del compromiso.

“Te aseguro que para mí no existe nada más enternecedor que observar la carita de los niños y niñas cuando van descubriendo las letras, palabras y números. Es maravilloso el instante de la lectura, los grafemas y fonemas.

“Te marcan los pequeños que necesitan una atención individualizada por diversas situaciones, pero te reitero: la maravilla, las luces del amor están en andar juntos, a su diestra, apoyados en los padres y familiares”.

Leyva Verdecia ya no está en el “Orestes Gutiérrez”. En el presente dirige la Escuela Pedagógica Celia Sánchez Manduley, lo que trasciende como sensible pacto de amor para moldear a los jóvenes que son el relevo.

En nombre de los padres de los cientos de niños y niñas que usted ha conducido por las arrancadas de los números y letras, ¡Muchas gracias, maestro Manuel! ¡ Que la vida le reserve otras alegrías desde el orgullo que significa ser un evangelio vivo!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*